Valle de Allende, Chihuahua. Un poco de historia.

Valle de Allende, fue un lugar donde población concha, tepehuana y tobosa coincidían, el valle cerca del río Florido (afluente del río Conchos) ya había sido nombrado por  los españoles como Valle de San Bartolomé[1]. Chantal Cramaussel menciona como antecedentes la existencia de la villa de la Victoria y San Juan, así como un pueblo de reducción de indios tepehuanes llamado Santa María: “Para 1572, sobre las tierras donde se edificaría más tarde el convento de San Bartolomé, además del pueblo de indios de Santa María, sólo habían aparecido algunas estancias de ganado, y unas pocas parcelas de labor y riego sin casa de vivienda, pertenecientes todas a vecinos de Santa Bárbara”[2].

En 1574 miembros de la orden franciscana establecieron un monasterio que dependía de las minas de Santa Bárbara, así, se dedicaron reducir a los indios conchos de la zona a través de la evangelización y el trabajo forzado, y la formación de un pueblo de indios río abajo del pueblo, introdujeron trigo y ganado en este fértil valle que con el tiempo se convertiría en una región de producción agrícola e importante abastecedor de granos en gran parte de la Nueva Vizcaya, el monasterio sufrió varios despoblamientos hasta el definitivo en 1587 debido a la fundación del mineral Todos Santos. El valle de San Bartolomé subsistió gracias a su intrínseca relación con los estancieros de Santa Bárbara quienes tenían tierras en este lugar, así como por la intensa actividad agrícola, el constante reclutamiento de mano de obra y los movimientos de población. El papel de las haciendas como centros de producción y acaparamiento de mano de obra indígena fueron claves para el auge y permanencia de este valle. Para 1645 los vecinos del Valle de San Bartolomé eran aproximadamente 40 y estaban dispersos en 14 haciendas[3].

A finales del siglo XVII y principios del XVIII el valle de San Bartolomé continuaba como un importante centro de mano de obra indígena, de producción agrícola y de ferias comerciales por lo que su población y actividad económica aumentó considerablemente.  Para 1750 San Bartolomé ya contaba con una aduana local, la Aduana Nacional de Comercio se encargaba de cobrar los impuestos por el traslado, compra y venta de mercancías. El 9 de septiembre de 1852 el nombre de San Bartolomé fue modificado por el de Allende, en honor al caudillo  insurgente don Ignacio José Allende.


[1] Cramaussel, Chantal. “Sistema de riego y espacio habitado. La lenta y azarosa génesis de un pueblo rural”, en: Historia y arte en un pueblo rural: San Bartolomé hoy Valle de Allende. Clara Bargellini (comp.) UNAM, Instituto de Investigaciones Estéticas, México, 1998.

[2] Op.cit. p.25-26

[3] Gerhard, Peter. La Frontera Norte de la Nueva España, UNAM, 1996.

Valle de Allende, Chihuahua. Un poco de historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s