FIRMA INAH ACUERDO PARA LA CREACIÓN DEL FONDO AUGUSTO URTEAGA CASTRO-POZO

Boletín de prensa No. 11 / Lunes 30 de abril de 2018

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) delegación Chihuahua, firmó el acuerdo para la creación del “Fondo Augusto Urteaga Castro-Pozo”, este 30 de abril del 2018 en las instalaciones de la delegación.

El fondo consiste en libros, revistas y artículos de quien fuera uno de los antropólogos más relevantes para Chihuahua en las últimas décadas del siglo XX, Augusto Urteaga Castro-Pozo, quien creó las primeras líneas de investigación de la antropología obrera, social y de jurisprudencia indígena, y que además fue fundador y profesor de la Escuela Nacional de Antropología e Historia en Chihuahua.

Este 30 de abril, su hijo Emiliano Urteaga firmó junto al delegado del INAH Chihuahua  Jorge Carrera Robles, el acuerdo para la formación de este fondo, acompañados por el antropólogo Horacio Almanza, encargado de la creación del mismo.

En su mensaje Jorge Carrera Robles, destacó el apoyo al desarrollo profesional de estudiantes y antropólogos e historiadores que significará este fondo, además recordó que Augusto Urteaga Castro-Pozo, “marco ruta dentro de la antropología urbana”.

Por su parte, Horacio Almanza, aseguró que para el Centro INAH Chihuahua, es un gusto recordar a  Urteaga Castro-Pozo y resguardar con toda la reglamentación y cuidado su colección y su obra, poniéndola a disposición del público ya que  merece ser consultada y conocida, haciendo justicia así al gusto y al afán de él por la docencia.

Para finalizar, su hijo Emiliano Urteaga, destacó que la creación de este fondo corresponde con la filosofía de su padre, quien creía en las instituciones y que  su acervo, que hoy queda resguardado por el INAH, contiene los tres aspectos del ser de su padre: el poeta peruano, el antropólogo mexicano y su alma rarámuri Chihuahuense.

El acervo de Augusto Urteaga y que fue donado por su familia al INAH Chihuahua, consiste en 17 cajas de publicaciones sobre diferentes temas como religión, mitos, Perú, la antropología de México, las etnias e historia de México, los Rarámuri, los derecho indígenas, los Indígenas del norte de México y la antropología política entre otros.

FIRMA INAH ACUERDO PARA LA CREACIÓN DEL FONDO AUGUSTO URTEAGA CASTRO-POZO

Comunicado Nacional / HALLAN GUACAMAYA MOMIFICADA EN UN CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE CHIHUAHUA

foto5

Boletín de prensa
10 de julio de 2016, Cd. de México.

En una cueva ubicada en el municipio de San Francisco de Borja, Chihuahua, alcaldía donde no se tenía registro alguno de la existencia de evidencias arqueológicas, fue descubierta una guacamaya momificada de manera natural, la única depositada —al parecer completa— en un posible contexto funerario. El hallazgo comprueba que la Sierra Madre Occidental fue un corredor cultural entre la costa y el desierto desde tiempos anteriores a Paquimé.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM), prepara un proyecto de investigación arqueológica para realizar un estudio en las diversas cuevas de esa región del suroeste de Chihuahua, en las faldas de la Sierra Madre Occidental, donde es posible que haya rastros del intercambio cultural entre grupos humanos prehispánicos de Chihuahua y las costas del Golfo de California.

El arqueólogo Emiliano Gallaga Murrieta, director de la EAHNM, junto con personal de la Academia de Arqueología de la citada casa de estudios, atendió la denuncia del señor Manuel Rodríguez y su hijo, pobladores del ejido de Avendaños, en San Francisco de Borja, quienes avisaron que encontraron materiales arqueológicos cuando realizaban obras para nivelar el suelo de una cueva de su propiedad.

foto7

Los vestigios habían sido recolectados por los pobladores y fueron entregados a los arqueólogos. Los materiales están fragmentados, sin embargo, por el tipo de objetos, los especialistas han intuido que en la cueva debió haber una tumba o fardos funerarios de por lo menos dos individuos. Identificaron dos cráneos de adulto, varios huesos largos, una cesta, una base para olla de cestería, un textil, cordel de algodón y pelo humano, una posible bolsa o taparrabo de piel de venado, un caracol y la cabeza momificada de manera natural de una guacamaya bandera, que se distingue por el gran colorido de sus plumas.

Por su estado de conservación, entre los materiales sobresalen: el textil, que pudo ser parte de la envoltura de los fardos, los materiales de cestería y, en especial, la cabeza de la guacamaya. “De acuerdo con los pobladores de San Francisco de Borja, el ave estaba completa, entre la tierra había otros pedazos de su cuerpo, pero sólo colectaron la cabeza. Desgraciadamente no podremos confirmar si formó parte de un acomodo funerario, porque sabemos que ahí estaba pero ignoramos cómo”.

foto3

El arqueólogo explica que la gran mayoría de bibliografía hace referencia al uso ritual de la guacamaya en el periodo Medio de Paquimé (1,060 a 1,340 d.C.). Algunos fragmentos de esqueletos y plumas del ave se han encontrado en contextos ceremoniales y funerarios, y también como parte de bolsas y pendientes; pero es la primera vez que se localiza esté pájaro, presuntamente completo, en un contexto arqueológico. Así que ésta sería la primera evidencia de una guacamaya, que posiblemente fue enterrada completa al lado de un ser humano, que por las condiciones ambientales de la cueva se momificó de manera natural.

“Por su rareza, fue un ave muy cotizada en el norte de México, debido a que no existía en la región. Cabe recordar que se importó de otras latitudes y cuando Paquimé se estableció, comenzó su crianza para utilizar sus plumas con fines rituales y comerciales, porque existía una demanda más antigua.

foto1 PORTADA

“La guacamaya se convirtió en un animal importante en el imaginario colectivo de los pueblos del norte de México y suroeste de Estados Unidos, representaba un ave solar, también se le vinculaba con la lluvia por sus colores azulados y verdosos, que para los antiguos indígenas guardaban relación con el agua”.

Al percatarse de la importancia de los objetos, el equipo de arqueólogos decidió realizar exploraciones en la cueva con la esperanza de hallar más información en una franja de 25 metros de largo por uno de ancho, donde se localizó evidencia de una estructura habitacional de bajareque con piso de tierra, sobre el cual se identificaron puntas del periodo Arcaico Temprano-Medio y restos de una mazorca quemada que se mandará a fechar.

foto2

En otra sección de esa franja, los arqueólogos descubrieron un entierro sui géneris: sólo estaba sepultada la mitad de un cuerpo humano: pelvis y extremidades inferiores amarradas. Las piernas son de un adulto de estatura considerable. El arqueólogo Gallaga dijo que posiblemente se trate de un entierro secundario, es decir, que originalmente se sepultó en otro lugar de donde fue sacado para una segunda sepultura. Sobre el piso prehispánico también se descubrieron fragmentos de carbón, maíz, olotes quemados y puntas de flecha.

Al finalizar la excavación de rescate, realizada en dos fines de semana, en total se hallaron 30 puntas de flecha, la mayoría del periodo Arcaico Medio/Tardío o Agricultura Temprana (2500/1000 a.C. – 700 d.C.); muestras botánicas, entre las que sobresale un olote que conserva algunos granos, al parecer de una especie propia del Arcaico y una calabaza completa; así como coprolitos humanos, cestería, cordeles y gran cantidad de pedazos de muros de bajareque (construcción elaborada con varas entretejidas y unidas con una mezcla de tierra húmeda y carrizo), en uno de los cuales se ve la huella de una mano que quedó impresa cuando se puso el lodo al carrizo.

El arqueólogo subrayó que aún no es posible establecer a qué cultura pertenecen los materiales, aunque es evidente que son anteriores a Paquimé (700 y 1450 d.C.), entre los periodos Arcaico Tardío y Agricultura Temprana, por la presencia de las puntas de flecha y el olote antiguo.

foto6

El director de la EAHNM explicó que todos los objetos son locales, a excepción del caracol, originario del Golfo de California (en la región de Sinaloa), y la guacamaya. “Desde hace tiempo se conoce que hubo relación entre los grupos costeros y Chihuahua porque se ha hecho investigación arqueológica en otras partes de la sierra, pero no en San Francisco de Borja. Este es el primer sitio arqueológico registrado en este municipio.

“Este hallazgo comprueba una vez más que la Sierra Madre Occidental ha sido un corredor cultural entre la costa y el desierto, del norte con el sur”, concluyó Emiliano Gallaga.

Los vestigios recolectados en la cueva del ejido de Avendaños están bajo resguardo de la Academia de Arqueología de la EAHNM, donde serán analizados. Asimismo, se solicitó la participación de restauradoras de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del INAH para emprender los primeros trabajos de preservación de los mismos.

Comunicado Nacional / HALLAN GUACAMAYA MOMIFICADA EN UN CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE CHIHUAHUA

Es Emiliano Gallaga el nuevo Director de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México.

CAM02196

La Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM) cuenta con nuevo director, se trata del Dr. Emiliano Gallaga Murrieta, quien el día de hoy presentó su plan de trabajo ante los medios de comunicación.

A este acto acudió también el delegado del Instituto de Antropología e Historia en Chihuahua, Jorge Carrera Robles, así como el nuevo Secretario Académico de la EAHNM, Arturo Herrera.

“Uno de los principales compromisos es retomar la interacción con el INAH Chihuahua para apoyarnos mutuamente”, declaró el nuevo director, y añadió que mediante esta alianza será como se potencializarán proyectos en beneficio de los estudiantes.

Se buscará además, el acercamiento con Universidades afines en los Estados Unidos, específicamente de los estados de Arizona, Nuevo México y Texas; esto con la finalidad de que las investigaciones del suroeste que ahí se realizan, se complementen con las investigaciones del norte de México que la EAHNM lleva a cabo.

Indicó también, que se trabajará en la mejora de las instalaciones, así como en obtención de un nuevo proyecto para la construcción de la biblioteca, ya que esta institución cuenta actualmente con el acervo bibliográfico especializado más importante del norte de México.

Por su parte, el antropólogo Carrera Robles, manifestó el compromiso de trabajar de la mano con la institución educativa, incorporando alumnos a proyectos que tienen que ver con aspectos trascendentes para el patrimonio del estado, y que se desarrollan actualmente en el Centro INAH Chihuahua.

“Debemos avanzar en una antropología aplicada y útil, que además de reforzar la capacidad de los estudiantes, ayude a fortalecer el desarrollo de los estados del norte del país”, dijo.

CAM02194

Emiliano Gallaga Murrieta es originario de la ciudad de México y obtuvo la licenciatura como arqueólogo en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), y su maestría y doctorado en arqueología en la Universidad de Arizona.

Anteriormente se desempeñó como delegado del Centro INAH Chiapas, y en octubre del 2013 laboró como arqueólogo investigador en el Centro INAH Chihuahua a cargo del proyecto “Atención técnica y legal del patrimonio arqueológico en el estado de Chihuahua”.

A partir del presente mes fue nombrado como director de la EAHNM.

Es Emiliano Gallaga el nuevo Director de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México.

Presentación nuevo Director de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM).

Galería

Licenciaturas / Escuela de Antropología e Historia del Norte de México. (EAHNM)

PROMOCIONALES:

Licenciatura en Antropología Social.

 

Licenciatura en Antropología Física.

 

Licenciatura en Arqueología

 

Licenciatura en Lingüística

 

 

Licenciaturas / Escuela de Antropología e Historia del Norte de México. (EAHNM)

Realizó el INAH taller sobre divulgación en Sitios Patrimoniales y Museos.

Con el objetivo de capacitar al personal encargado de zonas arqueológicas y museos de sitio, así como a profesores y estudiantes de esta área, se realizó en fechas recientes el taller “Metodología para el diagnóstico, monitoreo y evaluación de los efectos de divulgación en sitios patrimoniales y museos”, el cual se llevó a cabo en la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM), y en el Museo de las Culturas del Norte, ubicado en la zona arqueológica Paquimé.

DSC02319

Participaron en este taller un grupo de estudiantes y profesores de la EAHNM, así como el pasante de arqueología Francisco Zúñiga López, encargado del Área de Protección Legal de Bienes Arqueológicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Chihuahua.

El taller fue impartido por Manuel Gándara Vázquez y Alejandra Mosco Jaimes, ambos profesores de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRYM), además de Leticia Pérez, de la Coordinación Nacional de Museos del INAH, y Luis Fernando Gómez Padilla, docente de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

DSC02421

Los temas centrales de esta capacitación fueron los fundamentos teóricos de la interpretación temática y su aplicación en zonas arqueológicas y monumentos patrimoniales, así como las estrategias y metodologías para diseñar y aplicar estudios de público en dichos sitios.

En las instalaciones del la EAHNM se llevó a cabo la parte teórica de este taller, en donde, a través de ejemplificaciones con publicaciones, informes y cédulas arqueológicas, se puso de manifiesto la importancia de la valoración del conocimiento, así como el hecho de convertir la información técnica en interpretación temática, herramienta necesaria para la divulgación al público.

Posteriormente, los expertos guiaron al grupo para realizar el trabajo de campo, el cual se efectuó en la zona arqueológica Paquimé y el Museo de las Culturas del Norte, ubicado en Casas Grandes, Chihuahua.

DSC02463

Ahí, los participantes aplicaron las técnicas aprendidas en la sesión teórica, haciendo un reconocimiento espacial y de ubicación de la zona, identificando sus senderos, dirección de vista, los complejos de estructuras, tiempos de visita, interacción con el público, además de realizar el levantamiento de diversos instrumentos de acopio de datos para la evaluación, monitoreo y conocimiento del trabajo en la zona y el museo.

El arqueólogo Eduardo Gamboa Carrera, director de dicho sitio, ofreció un recorrido y una visita personalizada para los integrantes del taller, en donde detalló la historia de los trabajos realizados en la zona arqueológica y el guión actual de cada una de las salas del museo.

DSC02333

Al finalizar el curso, el cuerpo técnico que impartió este taller realizó una visita al poblado de Mata Ortiz con la finalidad de conocer las galerías de productos cerámicos que se elaboran en la región, en donde tuvieron oportunidad de charlar con el destacado artista Juan Quezada. 

Realizó el INAH taller sobre divulgación en Sitios Patrimoniales y Museos.