CUARTA EDICIÓN DE SOL DE ACANTILADOS CONTÓ CON MÁS DE 2,400 ASISTENTES.

Boletín de prensa No. 9
17 de abril de 2017

Los talleres impartidos por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, durante la cuarta edición del festival Sol de Acantilados, cumplieron con el propósito de fortalecer la difusión del patrimonio cultural regional. Además, los visitantes disfrutaron de la naturaleza y el paisaje al hacer el recorrido para llegar a la Zona Arqueológica (Cueva Las Ventanas), así como presenciar las presentaciones culturales y artísticas que incluyó el programa.

El evento se realizó durante los días 13, 14 y 15 de abril en Las 40 Casas, una de las cinco Zonas Arqueológicas abiertas al público en el estado, que se ubica en el municipio de Madera.

Las 40 Casas, al igual que muchas de las edificaciones antiguas de la región, forma parte de las llamadas Casas en Acantilado, ya que las construcciones edificadas hacia el 1,200 de nuestra era –hace más de 800 años–, se encuentran en abrigos rocosos y acantilados del arroyo El Garabato, en la inmensidad de la Sierra Madre Occidental.

De ahí surge el nombre del festival de Sol de Acantilados, evento cultural por medio del cual se ha generado un punto de aprendizaje para los visitantes de la Zona Arqueológica, siendo el marco perfecto para obtener un acercamiento con la comunidad por medio de la enseñanza práctica y divertida de la historia por medio de los talleres, así como la convivencia y conocimiento de las costumbres la cultura pima, una de las cuatro etnias originarias de Chihuahua, que habita actualmente en esta región y que participa de manera activa desde la primera edición del festival.

Además de contar con la presencia de los representantes de la cultura pima, quienes comparten sus tradiciones y costumbres con los asistentes, cada año se invita a alguna comunidad indígena de México. En esta ocasión, provenientes de la huasteca del estado de Veracruz, los integrantes del grupo Son Melo presentaron su repertorio musical de sones huastecos y jarochos. La agrupación está conformada por la familia Melo, heredera de una gran tradición musical, originaria de Chicontepec, poblado ubicado en la huasteca veracruzana.

El delegado del Centro INAH Chihuahua, Jorge Carrera Robles, informó que este año se contó con una afluencia superior a los 2,400 asistentes del jueves 13 al domingo 16, logrando posicionar este evento entre los más importantes de la región, ya que desde su primera edición en 2014, se ha colocado como una de las principales actividades de Madera y sus alrededores en la temporada vacacional de primavera.

Todas las actividades de Sol de Acantilados se realizaron de manera gratuita, como un esfuerzo del Centro INAH Chihuahua y el Gobierno Municipal de Madera, por difundir y promover la riqueza cultural de esta región, en donde se encuentra una gran parte del legado arqueológico de Chihuahua.

CUARTA EDICIÓN DE SOL DE ACANTILADOS CONTÓ CON MÁS DE 2,400 ASISTENTES.

LA PRESENCIA PIMA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS 2017

Boletín de prensa No. 7
16 de abril de 2017.

Invitados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en la cuarta edición del festival Sol de Acantilados participó la comunidad pima de Yepachi en voz de Manuel Casimiro, quien habló acerca de su identidad cultural y las prácticas tradicionales de su pueblo.

Los pimas u o´oba, son uno de los cuatro pueblos indígenas originarios que habitan en el estado de Chihuahua, y sus principales comunidades se encuentran en la cabecera municipal de Madera y en el poblado de Yepachi, ubicado en el municipio de Temósachi.

Manuel Casimiro es promotor cultural que desde hace varios años ha contribuido a la recuperación de la lengua, narraciones y cantos tradicionales apoyando la labor de don Alberto Castellanos, cantador pima poseedor de un extenso repertorio de cantos tradicionales que forman parte del patrimonio cultural inmaterial de Chihuahua.

El día viernes 14 el festival contó con la participación especial de la comunidad pima de Sacaton, Arizona. Cantos acompañados de sonajas, dieron ritmo a su tradicional danza de Las canastas interpretada exclusivamente por mujeres. Gracias a la invitación que le hizo la presidencia municipal de Madera, fue posible contar con tan valiosa presentación.

En la parte final de su baile los asistentes, a solicitud de las pimas danzantes, varias personas del público se incorporaron a la danza como muestra de hermandad e intercambio, en un mundo donde se puece y debe convivir con respeto a las tradiciones de los demás. Este emotivo cierre dejó constancia del encuentro entre pimas de Arizona y del municipio de Madera, los cuales a pesar de las fronteras geopolíticas continúan intercambiando saberes y tradiciones.

Cabe mencionar que la cuarta edicion del festival Sol de Acantilados contó con la muestra fotográfica Entre Judíos y Fariseos, retratos de la Semana Santa pima, una secuencia de imágenes que describe dicha celebración motivando su interpretación y reflexión al tratarse de una festividad única del norte de México en las comunidades de Yepachi, Chihuahua y Maycoba, Sonora.

La muestra se compone de 50 imágenes agrupadas en diversas etapas cronológicas de investigación realizada por Andrés Oseguera Montiel, quien a través de una entrevista grabada en video, detalla dentro de la misma exhibición la intención de esta indagación antropológica realizada años atrás. Allí se exhibe la esencia de la festividad y sus elementos descriptivos más emblemáticos.

En la Semana Santa que festeja el pueblo pima, prevalece en el ritual, la confrontación física por encima de la unidad social como expresión de la disputa por el poder; los fariseos como grupo representante de los indígenas pimas encuentran en el ritual la posibilidad de enfrentar al grupo social dominante que erigió una iglesia para controlar simbólicamente todo lo relacionado con esta fiesta y gran tradición religiosa.

La cuarta edición del festival Sol de Acantilados se realizó durante los 13, 14 y 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, ubicada en el municipio de Madera.

LA PRESENCIA PIMA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS 2017

ANUNCIA INAH CUARTA EDICIÓN DEL FESTIVAL ‘SOL DE ACANTILADOS’

Boletín de prensa No. 5
07 de abril de 2017

  • Desde 2014 se realiza en la Zona Arqueológica Las 40 Casas.
  • Se ofrecen talleres de arqueología, dibujo, arquitectura y cerámica.
  • Presencia de la cultura pima, compartiendo sus tradiciones.
  • Como invitados especiales, el grupo veracruzano Son Melo.

La cuarta edición del Festival Sol de Acantilados se realizará durante los días 13, 14 y 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, ubicada en el municipio de Madera, Chihuahua. Para ello se han preparado una serie de actividades culturales que tienen como objetivo fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional.

Sol de Acantilados es un evento organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en coordinación con el Gobierno Municipal de Madera, con la finalidad de promocionar el patrimonio cultural que alberga uno de los sitios arqueológicos más importantes de Chihuahua, relacionando este antiguo legado con las culturas vivas, específicamente con el pueblo pima, una de las cuatro etnias originarias de nuestro estado y que habita actualmente en la región.

Parte del programa incluye la participación de la comunidad o’oba o pima, tanto del municipio de Madera como de la comunidad de Yepachi, quienes compartirán los rasgos más representativos de su cultura e identidad. En este mismo contexto, se presentará la exposición fotográfica “Entre judíos y fariseos”, que muestra una serie de imágenes relacionadas con la celebración de la Semana Santa de los pimas captadas por Andrés Oseguera Montiel como parte de una investigación antropológica realizada hace algunos años.

Como invitados especiales, provenientes de la huasteca del estado de Veracruz, los integrantes del grupo “Son Melo” presentarán su repertorio musical de sones huastecos y jarochos. La agrupación está conformada por la familia Melo, heredera de una gran tradición musical, originaria de Chicontepec, poblado ubicado en la huasteca veracruzana.

Como cada año, se llevarán a cabo también interesantes talleres: “Excavando el pasado”, dirigido a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada; “Tapiales de Casas en Acantilado”, una enseñanza teórico-práctica acerca del sistema a base de tierra apisonada con la que fueron construidas las viviendas del sitio arqueológico; “Pinta tu patrimonio”, actividad para que los pequeños visitantes expresen su experiencia acerca del festival y del recorrido por la zona arqueológica mediante divertidos juegos de mesa y dibujos; “Decora tu olla”, un curso en el que se enseñan las técnicas que realizan los alfareros de la comunidad de Mata Ortiz para elaborar sus famosos diseños de cerámica.

Durante los tres días del evento se estará proyectando al público una interesante entrevista realizada Eduardo Gamboa Carrera, arqueólogo mexicano experto en el estudio de la cultura llamada Casas Acantilado.

Para la realización de este festival, a partir del año 2015 se comenzaron a utilizar nuevos espacios en la explanada ubicada antes de llegar al acceso que lleva a la Zona Arqueológica. El lugar ha sido adaptado para la presentación de las actividades culturales y artísticas, así como los talleres de arqueología, antropología, cerámica y arquitectura, y la venta de artesanías y comida típica de la región.

Todos los eventos y talleres son gratuitos. Sol de Acantilados 2017 se realizará del 13 al 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, a 45 kilómetros de Ciudad Madera.

2017_Programa_Sol_Acantilados

ANUNCIA INAH CUARTA EDICIÓN DEL FESTIVAL ‘SOL DE ACANTILADOS’

LA POESÍA INDÍGENA COMO ELEMENTO DE IDENTIDAD

170_inaug-4

Boletín de prensa No. 33
20 de octubre del 2016

Poetas indígenas transmitieron sus saberes en el III Festival en las Casas Grandes

En el marco del III Festival en las Casas Grandes realizado en la zona arqueológica Paquimé, se llevó a cabo un taller de poesía indígena en el que participaron representantes de las culturas náhuatl, pima, kariña, zapoteca y apache.

169_poetas-3

Presentados por Mauricio Salgado, director del Centro Cultural Paquimé, los poetas aportaron sus enseñanzas por medio de anécdotas, historias de sus pueblos, poesías, canciones y narraciones con las que describieron algunos rasgos de su cultura.

“Nosotros dormimos con la poesía y despertamos con la poesía, miramos hacia adentro de nosotros mismos, somos personas muy introspectivas”, describió Morela Maneiro al hablar de los poetas de la cultura kariña de Venezuela, de donde es originaria.

169_poetas-4Relató la relación que su cultura tiene con la naturaleza y el respeto por los elementos sagrados, y dijo que algunas veces la poesía la transmiten por medio del canto y las vibraciones de la voz.

Al Borrego, originario de San Elizario, Texas, habló de sus raíces apache –  chiricahua, y de cómo ha trabajado en el rescate del lenguaje por medio de la narración poética y la compilación de historias y tradiciones orales. En idioma apache leyó un texto que describe la vida de hace 250 años en el sur de lo que hoy es Estados Unidos. “Mucha gente piensa que los apaches peleaban unos con otros, pero en ese tiempo no lo hacían, usaban las armas pero solo para cazar, porque no sabían de la muerte”, dijo.

Juan Hernández, del pueblo de Colatlán, municipio de Ixhuatlán de Madero del estado de Veracruz, decidió escuchar también las voces del público. “Quiero que ustedes me pregunten lo que quieran saber de los poetas indígenas”, dijo, a lo que los asistentes respondieron participativos cuestionándolo acerca de qué inspira a los poetas, cómo hacen para preservar su lengua materna, de qué manera transmiten sus creaciones poéticas.

169_poetas-6

El poeta náhuatl respondió haciendo énfasis en que la principal manera de hacer que una cultura prevalezca, es estudiar y aprender su idioma, hablar varias lenguas y enseñarlas a las nuevas generaciones. “En México se hablan más de 66 lenguas, aprendamos al menos tres de ellas”, dijo.

169_poetas-5

Como representante de las culturas originarias de Chihuahua, participó el cantador pima Alberto Castellanos, originario de la comunidad de Yepachi del municipio de Temosachi. “A nosotros nadie nos prestó esta lengua, esta lengua nos la dio Dios para que nosotros habláramos así, y es ésta es la única lengua que tenemos”, dijo al hablar del propósito de preservar el idioma pima.

Comentó que para ello, en su comunidad se trasmiten sus costumbres y tradiciones principalmente a los niños y jóvenes por medio de cantos cuando realizan el Yúmare, fiesta y ceremonia tradicional. “Hasta que yo me vaya entonces dejaré ese ejemplo”, dijo.

Don Alberto declaró que hasta el momento domina al menos 40 cantos de los que se compone la ceremonia ancestral del Yúmare, ritual por medio del cual los pimas cantan y bailan para “amacizar la tierra”, para que llueva y se dé buena cosecha.

Por último, proveniente de Juchitán, Oaxaca, la poeta zapoteca Natalia Toledo realizó una breve descripción de cómo se componen las palabras en su lengua materna y habló de la importancia del lenguaje para fortalecer la identidad, ya que, a diferencia de las riquezas materiales, “al idioma podemos hacerlo nuestro y vivir con belleza a través de las palabras”.

“A través de cuántos siglos estos idiomas, de todos los que estamos aquí, se siguen hablando y se siguen respirando. Si han sobrevivido a todos esos siglos me parece que sería injusto darles la espalda”, concluyó.

169_poetas-1

El Festival en las Casas Grandes es realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) delegación Chihuahua en las instalaciones del Centro Cultural Paquimé del municipio de Casas Grandes, , durante los días 19, 20 y 21 de octubre. La entrada a todos los eventos es gratuita.

LA POESÍA INDÍGENA COMO ELEMENTO DE IDENTIDAD

COMUNIDADES PIMAS COMPARTEN PARTE DE SUS TRADICIONES EN EL FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS”

Zona Arqueológica “Las Cuarenta Casas”, Madera. 29 de marzo de 2016.

135_31caab6ea8

Invitados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en la tercera edición del festival “Sol de Acantilados” participaron las comunidades pimas de Yepachi y de ciudad Madera, dando una muestra de su cultura y tradiciones a través de una representación del Yúmare, ceremonia ritual de música y danza por medio de la cual agradecen a Dios por la salud, la lluvia y la buena cosecha.

135_168551c9a2

Los pimas u o´oba, son uno de los cuatro pueblos indígenas originarios que habitan en el estado de Chihuahua, y sus principales comunidades se encuentran en la cabecera municipal de Madera y en el poblado de Yepachi, ubicado en el municipio de Temósachi.

El festival “Sol de Acantilados” se lleva a cabo cada año durante la Semana Santa en la zona arqueológica Las 40 Casas, como parte de la difusión del patrimonio cultural que realiza el Centro INAH Chihuahua. En este evento se forja un vínculo entre el legado arqueológico y las culturas vivas que habitan actualmente en la región, tal es el caso de los pimas, quienes compartieron parte de sus tradiciones a los asistentes a este evento.

“Esta vez estamos más organizados, más coordinados, y por ello decidimos hacernos vestimentas tradicionales para las danzas”, declaró Mario Rascón Miranda, miembro de la comunidad pima del municipio de Madera que participa por segunda ocasión en este evento, quien explicó que los trajes que portaron los 20 integrantes de su grupo para la presentación, fueron elaborados tratando de seguir las tradiciones originales.

135_28f7cd1df3

“Nuestros trajes los hicimos con tela de gamuza de colores amarillo, café y morado para que fueran lo más parecido a los originales, ya que en el pasado se hacían con pieles de animales curtidas, teñidas con pigmentos naturales”, dijo, y agradeció el apoyo del INAH Chihuahua y del delegado Jorge Carrera Robles para la confección de sus nuevos vestuarios.

135_4e3071e480

Explicó también que el Yúmare se compone de una serie de cantos y danzas, las cuales realizan durante tres días consecutivos. “En el Yúmare bailan las mujeres tomadas de las manos siguiendo el ritmo de las sonajas y el canto en lengua pima, y al mismo tiempo al compás de instrumentos de cuerdas, los hombres danzan el Pascol”, dijo.

135_dea5a9755b

Estas danzas fueron representadas también por los pimas de la comunidad de Yepachi, y finalmente ambas agrupaciones indígenas se unieron en una sola celebración invitando también a los espectadores a formar parte de la festividad, participando en los bailes de “los borrachos” y “el caballito”.

Mario Rascón habló también acerca de una nueva Asociación Civil que están conformando, por medio de la cual pretenden reforzar y dar continuidad a sus tradiciones en las generaciones presentes y futuras. “Lo que buscamos es hacer una gran comunidad pima en donde podamos vivir todos cerca unos de otros” comentó, y dijo que para ello están en trámites con el Registro Agrario Nacional para la adquisición de una propiedad en donde puedan agrupar a toda la comunidad pima de ciudad Madera, la cual está compuesta por 400 familias aproximadamente.

135_e621b26551

Explicó que el hecho de vivir alejados, no les permite conservar sus tradiciones de la mejor manera, ya que generalmente sus ceremonias y danzas duran varios días y es necesario pasar la noche en el lugar en el que se realizan. “Viviendo todos en una reservación buscamos conservar nuestras tradiciones de forma más libre, de esta manera nuestra cultura nunca se va a acabar”, mencionó.

135_9c93a9e2f6

Durante la presentación, Reyna María de los Ángeles Amaya, gobernadora de la comunidad pima de Madera, explicó que esto fue tan solo una muestra de las danzas del Yúmare, ya que la verdadera celebración dura tres días y se debe realizar durante tres años consecutivos. Asimismo, antes de finalizar, invitó a todo el público a formar parte del Yúmare que celebrarán durante el próximo mes de mayo. “Los invitamos para que sigan conociendo nuestras tradiciones y para que dancen con nosotros durante toda la noche”, comentó.

El festival “Sol de Acantilados” se realizó durante los días 24, 25 y 26 de marzo en la zona arqueológica Las 40 Casas ubicada en el municipio de Madera, Chihuahua, en donde además de la presentación de la cultura pima, hubo talleres de arqueología, pintura y arquitectura, así como presentaciones artísticas y recorridos por la zona arqueológica.

COMUNIDADES PIMAS COMPARTEN PARTE DE SUS TRADICIONES EN EL FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS”

REALIZARÁ EL INAH SEGUNDO FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS” EN LAS 40 CASAS

_DSC1001

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Chihuahua realizará durante los días 2, 3 y 4 de abril la segunda edición del festival cultural “Sol de Acantilados”, el cual se lleva a cabo en la zona arqueológica Las 40 Casas, gracias al trabajo conjunto con la Presidencia Municipal de Madera y la Coordinación Estatal de la Tarahumara. Para ello se tiene preparado un programa que incluye varias actividades culturales y artísticas, así como talleres de arqueología, arquitectura y antropología.

Jorge Carrera Robles, delegado del Centro INAH Chihuahua, informó que para este evento se cuenta con tres espacios a los que se les han hecho nuevas adecuaciones con el propósito hacerlos más funcionales para la realización de este tipo de actividades, detallando que se trata de El Foro, un escenario para albergar a alrededor de 120 personas para el desarrollo de eventos de música y danza; la Plaza de la Espiritualidad, un espacio ubicado en el sendero que lleva a la zona arqueológica, la Explanada, en donde se realizará la venta de artesanías y comida típica de la región; y por último el Área de Talleres.

_DSC0982

“Decidimos hacer obra de infraestructura para contar con espacios más definidos y estables que ya van a permanecer como parte de las actividades para fortalecer este festival año con año”, declaró.

Parte del programa incluye el encuentro de la comunidad o’oba o pima del estado de Arizona y del municipio de Madera, quienes estarán presentado los rasgos más representativos de su cultura como lo son la danza y la música, además de los cuentos y las leyendas que se han trasmitido de generación en generación y que aún hoy forman parte de su tradición, así como las artesanías elaboradas con palma, tela y baqueta, las cuales estarán realizando ahí mismo para su exhibición y venta.

_DSC0975

También se llevarán a cabo interesantes talleres: “Excavando el pasado”, dirigido a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada; “Tapiales de Casas en Acantilado”, una enseñanza teórico-práctica acerca del sistema a base de tierra apisonada con la que fueron construidas las edificaciones del sitio arqueológico; y “Dibuja tu patrimonio”, taller enfocado en los pequeños visitantes para que mediante el dibujo expresen su experiencia acerca del festival y el recorrido por la zona arqueológica.

Se presentará también la exposición fotográfica “Las Sefies de los Animales”, una muestra gráfica de la fauna de la región derivada de un proyecto conjunto entre el INAH Chihuahua y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) que investiga las especies nativas, algunas de ellas en peligro de extinción, y para dar una explicación más detallada acerca de este trabajo, personal de la CONANP impartirá un plática sobre el monitoreo biológico de las especies presentes en las zonas arqueológicas Las 40 Casas, Conjunto Huápoca y Cueva Grande.

Las 40 Casas es una de las cinco zonas arqueológicas abiertas al público en el estado, y forma parte de las llamadas “Casas en Acantilado”, ya que las construcciones, que datan del año 1,200, se encuentran en abrigos rocosos y acantilados de las barrancas de la Sierra Madre Occidental. El Festival Sol de Acantilados, a realizarse durante los días 2, 3 y 4 de abril, se efectúa con el fin de promocionar esta zona arqueológica y fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional.

Programa del Festival

Guia2015WEB-page-001

Guia2015WEB-page-002 

REALIZARÁ EL INAH SEGUNDO FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS” EN LAS 40 CASAS