LA PRESENCIA PIMA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS 2017

Boletín de prensa No. 7
16 de abril de 2017.

Invitados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en la cuarta edición del festival Sol de Acantilados participó la comunidad pima de Yepachi en voz de Manuel Casimiro, quien habló acerca de su identidad cultural y las prácticas tradicionales de su pueblo.

Los pimas u o´oba, son uno de los cuatro pueblos indígenas originarios que habitan en el estado de Chihuahua, y sus principales comunidades se encuentran en la cabecera municipal de Madera y en el poblado de Yepachi, ubicado en el municipio de Temósachi.

Manuel Casimiro es promotor cultural que desde hace varios años ha contribuido a la recuperación de la lengua, narraciones y cantos tradicionales apoyando la labor de don Alberto Castellanos, cantador pima poseedor de un extenso repertorio de cantos tradicionales que forman parte del patrimonio cultural inmaterial de Chihuahua.

El día viernes 14 el festival contó con la participación especial de la comunidad pima de Sacaton, Arizona. Cantos acompañados de sonajas, dieron ritmo a su tradicional danza de Las canastas interpretada exclusivamente por mujeres. Gracias a la invitación que le hizo la presidencia municipal de Madera, fue posible contar con tan valiosa presentación.

En la parte final de su baile los asistentes, a solicitud de las pimas danzantes, varias personas del público se incorporaron a la danza como muestra de hermandad e intercambio, en un mundo donde se puece y debe convivir con respeto a las tradiciones de los demás. Este emotivo cierre dejó constancia del encuentro entre pimas de Arizona y del municipio de Madera, los cuales a pesar de las fronteras geopolíticas continúan intercambiando saberes y tradiciones.

Cabe mencionar que la cuarta edicion del festival Sol de Acantilados contó con la muestra fotográfica Entre Judíos y Fariseos, retratos de la Semana Santa pima, una secuencia de imágenes que describe dicha celebración motivando su interpretación y reflexión al tratarse de una festividad única del norte de México en las comunidades de Yepachi, Chihuahua y Maycoba, Sonora.

La muestra se compone de 50 imágenes agrupadas en diversas etapas cronológicas de investigación realizada por Andrés Oseguera Montiel, quien a través de una entrevista grabada en video, detalla dentro de la misma exhibición la intención de esta indagación antropológica realizada años atrás. Allí se exhibe la esencia de la festividad y sus elementos descriptivos más emblemáticos.

En la Semana Santa que festeja el pueblo pima, prevalece en el ritual, la confrontación física por encima de la unidad social como expresión de la disputa por el poder; los fariseos como grupo representante de los indígenas pimas encuentran en el ritual la posibilidad de enfrentar al grupo social dominante que erigió una iglesia para controlar simbólicamente todo lo relacionado con esta fiesta y gran tradición religiosa.

La cuarta edición del festival Sol de Acantilados se realizó durante los 13, 14 y 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, ubicada en el municipio de Madera.

LA PRESENCIA PIMA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS 2017