CINCO ZONAS ARQUEOLÓGICAS EN CHIHUAHUA QUE VISITAR ESTE VERANO

Boletín de prensa No. 23 / MARTES 10 de JULIO del 2018

La vastedad del territorio Chihuahuense es hogar de diferentes destinos para hacer turismo, el estado grande ofrece turismo de aventura, de negocios, de naturaleza, pero también turismo cultural y arqueológico.

Y es que Chihuahua, a pesar del desconocimiento que se tiene, cuenta con hermosas zonas arqueológicas, las cuales mantienen sus puertas abiertas al público.

Paquimé

Paquimé es un bien de valor cultural inscrito desde 1998 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Porque es un testimonio excepcional de las relaciones entre los Pueblos del Norte de México y Mesoamérica; ofrece  evidencia única de construcciones de arquitectura de tierra. Se considera que durante la época de esplendor de la Cultura Casas Grandes en la ciudad de Paquimé vivieron más de tres mil personas.

En la zona también se encuentra el Museo de las Culturas del Norte, que abrió sus puertas el 26 de febrero de 1996 y alberga una de las más bellas colecciones arqueológicas del México Antiguo recuperada durante las excavaciones de Paquimé y de otros importantes sitios arqueológicos de la región conformada por el Norte de México y el Suroeste de los Estados Unidos conocida como la Gran Chichimeca.

Esta temporada de vaciones y en pleno verano se puede visitar Paquimé de martes a sábado en horario de 9 de la mañana a 5 de la tarde, pagando únicamente 65 pesos, o bien, los domingos que es gratis. La zona cuenta con estacionamiento, paquetería, sanitarios, servicios educativos, salón de usos múltiples, cafetería, tienda de artesanías, visitas guiadas (previa cita), instalaciones para personas con discapacidad física.  La Zona Arqueológica Paquimé se localiza en el municipio de Casas Grandes, Chihuahua. A 267km. de Ciudad Juárez y 321km. de la capital del estado.

Las Cuarenta Casas

El lugar es un asentamiento prototípico de la provincia serrana que fue habitado por grupos de cazadores recolectores; basket-makers y agricultores de la Cultura Casas Grandes cliff-dwellers. Los arqueólogos acuñaron estos dos conceptos para interpretar la evolución cultural de estos grupos. Dichas edificaciones fueron construidas al interior de cuevas y abrigos formados en los acantilados de las barrancas, y que se cree funcionaron, además de asentamiento habitacional, como talleres.

Puedes visitar Las Cuarenta Casas de lunes a domingo en un horario de 9 de la mañana tres de la tarde, y es totalmente gratuito, la zona cuenta con estacionamiento, sanitarios, visitas guiadas (previa cita). El sitio arqueológico se localiza a 320 kilómetros al noroeste de la ciudad de Chihuahua y a 42.5 de Ciudad Madera. Para acceder se toma la carretera a Ciudad Cuauhtémoc, Ciudad Guerrero y Ciudad Madera. De allí se continúa por la carretera que lleva a El Largo o Mesa del Huracán, hasta el kilómetro 42 donde está la puerta de acceso a la zona arqueológica.

Cueva de la Olla

Los constructores de la Cultura Casas Grandes primeramente habitaron en cuevas, donde dejaron evidencia de su presencia, como en la Cueva de la Laja, del Rincón y de la Olla. Cerca del año 1100 d.C. se establecen en los valles, cerca de sus cultivos, siendo así como se consolida el inicio de la Cultura Casas Grandes. Albergan evidencia de los primeros cazadores recolectores que usaron las cuevas como refugio. También albergan evidencia de las primeras aldeas agrícolas. Hay evidencia del florecimiento y la decadencia de la Cultura Casas Grandes. Y fueron refugio de los grupos de apaches que estaban siendo exterminados durante la segunda mitad del siglo XIX.

Puedes visitar Cueva de la Olla de lunes a domingo en un horario de 9 de la mañana a 5 de la tarde, y es totalmente gratuita la entrada, la zona cuenta con estacionamiento, y se encuentra a 67 kilómetros de la ciudad de Casas Grandes, Chihuahua. Para acceder se toma el camino de Casas Grandes a la colonia Juárez, siguiendo por la carretera rumbo a El Largo o Mesa del Huracan, hasta llegar al entronque camino a la comunidad de El Willy. De allí, luego de ocho kilómetros de carretera se localiza el señalamiento de acceso a la zona arqueológica. Cueva de la Olla se ubica en el interior de un abrigo natural que forma parte de un conjunto de lugares semejantes, dentro del Valle de las Cuevas.

Huápoca

El Conjunto Huápoca forma parte de los más de 180 sitios arqueológicos de “Casas en Acantilado” que se tienen registrados en la Sierra Madre Occidental. Su importancia radica en que se trata de asentamientos que se distribuyen como pequeños multifamiliares aprovechando cuevas y abrigos rocosos de los acantilados que forman los barrancos de la cuenca del río Papigochi, con estructuras de arquitectura de tierra y vestigios arqueológicos. El Conjunto Huápoca fue un núcleo de población de Casas Acantilado que está integrado por cuatro unidades habitacionales en tres cuevas:   Nido del Águila, Cueva del Mirador y Cueva de la Serpiente, hay también una Atalaya (torres de comunicación o de control), todos ellos ubicados sobre la ladera del río Papigochi. Forman parte del sistema regional de Paquimé “Cultura Casas Grandes” en la Sierra Madre Occidental. Se estima que los pueblos serranos permanecieron en la región 200 años después del colapso de Paquimé.

Puedes visitar este sitio de lunes a viernes de 9 de la mañana a 5 de la tarde, la entrada es gratuita y el conjunto cuenta con estacionamiento, sanitarios, centro de visitantes y visitas guiadas (previa cita). La zona arqueológica se localiza en la Sierra Madre Occidental en el municipio de Madera  a 280 km. de distancia de la ciudad de Chihuahua. Luego de arribar a Ciudad Madera se toma la avenida  Independencia, hacia el oeste por camino de terracería hasta observarse el señalamiento correspondiente. El Conjunto Huápoca se encuentra a 35 km. de distancia de la cabecera municipal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVeranoCueva Grande

Enclavada en un rincón de la sierra de Madera, cubierta por una cascada, el abrigo rocoso contiene por lo menos nueve cuartos distribuidos alrededor de una pequeño patio que contenía dos graneros para almacenar maíz. Singular sitio arqueológico de “Casas Acantilado” de fácil acceso, sin duda es una de las ocupaciones humanas más antiguas de la región; por su tamaño y localización es la más próxima al área ribereña. Cuenta con una pequeña Atalaya (punto de comunicación) de la cual pueden verse sus cimientos y traza a un costado del estacionamiento y que funcionó como puesto de comunicación directa con la del Conjunto Huápoca.

Puede visitar Cueva grande de domingo a lunes en un horario de 9 de la mañana  a 5 de al tarde. La entrada es gratuita y cuenta con estacioanmiento. La zona arqueológica  se localiza en la Sierra Madre Occidental en el municipio de Madera  a 280 km. de distancia de la ciudad de Chihuahua. Luego de arribar a Ciudad Madera se toma la avenida  Independencia hacia el oeste por camino de terracería hasta observarse el señalamiento correspondiente a la zona arqueológica Cueva Grande

Estas cinco zonas arqueológicas se han podido rescatar y mantener gracias a un arduo trabajo y aunque se encuentran abiertas al público, y se pueden admirar con toda la familia, se pide a los visitantes todo su respeto y apoyo para seguir manteniéndolas en buenas condiciones.

CINCO ZONAS ARQUEOLÓGICAS EN CHIHUAHUA QUE VISITAR ESTE VERANO

CUARTA EDICIÓN DE SOL DE ACANTILADOS CONTÓ CON MÁS DE 2,400 ASISTENTES.

Boletín de prensa No. 9
17 de abril de 2017

Los talleres impartidos por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, durante la cuarta edición del festival Sol de Acantilados, cumplieron con el propósito de fortalecer la difusión del patrimonio cultural regional. Además, los visitantes disfrutaron de la naturaleza y el paisaje al hacer el recorrido para llegar a la Zona Arqueológica (Cueva Las Ventanas), así como presenciar las presentaciones culturales y artísticas que incluyó el programa.

El evento se realizó durante los días 13, 14 y 15 de abril en Las 40 Casas, una de las cinco Zonas Arqueológicas abiertas al público en el estado, que se ubica en el municipio de Madera.

Las 40 Casas, al igual que muchas de las edificaciones antiguas de la región, forma parte de las llamadas Casas en Acantilado, ya que las construcciones edificadas hacia el 1,200 de nuestra era –hace más de 800 años–, se encuentran en abrigos rocosos y acantilados del arroyo El Garabato, en la inmensidad de la Sierra Madre Occidental.

De ahí surge el nombre del festival de Sol de Acantilados, evento cultural por medio del cual se ha generado un punto de aprendizaje para los visitantes de la Zona Arqueológica, siendo el marco perfecto para obtener un acercamiento con la comunidad por medio de la enseñanza práctica y divertida de la historia por medio de los talleres, así como la convivencia y conocimiento de las costumbres la cultura pima, una de las cuatro etnias originarias de Chihuahua, que habita actualmente en esta región y que participa de manera activa desde la primera edición del festival.

Además de contar con la presencia de los representantes de la cultura pima, quienes comparten sus tradiciones y costumbres con los asistentes, cada año se invita a alguna comunidad indígena de México. En esta ocasión, provenientes de la huasteca del estado de Veracruz, los integrantes del grupo Son Melo presentaron su repertorio musical de sones huastecos y jarochos. La agrupación está conformada por la familia Melo, heredera de una gran tradición musical, originaria de Chicontepec, poblado ubicado en la huasteca veracruzana.

El delegado del Centro INAH Chihuahua, Jorge Carrera Robles, informó que este año se contó con una afluencia superior a los 2,400 asistentes del jueves 13 al domingo 16, logrando posicionar este evento entre los más importantes de la región, ya que desde su primera edición en 2014, se ha colocado como una de las principales actividades de Madera y sus alrededores en la temporada vacacional de primavera.

Todas las actividades de Sol de Acantilados se realizaron de manera gratuita, como un esfuerzo del Centro INAH Chihuahua y el Gobierno Municipal de Madera, por difundir y promover la riqueza cultural de esta región, en donde se encuentra una gran parte del legado arqueológico de Chihuahua.

CUARTA EDICIÓN DE SOL DE ACANTILADOS CONTÓ CON MÁS DE 2,400 ASISTENTES.

ANUNCIA INAH CUARTA EDICIÓN DEL FESTIVAL ‘SOL DE ACANTILADOS’

Boletín de prensa No. 5
07 de abril de 2017

  • Desde 2014 se realiza en la Zona Arqueológica Las 40 Casas.
  • Se ofrecen talleres de arqueología, dibujo, arquitectura y cerámica.
  • Presencia de la cultura pima, compartiendo sus tradiciones.
  • Como invitados especiales, el grupo veracruzano Son Melo.

La cuarta edición del Festival Sol de Acantilados se realizará durante los días 13, 14 y 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, ubicada en el municipio de Madera, Chihuahua. Para ello se han preparado una serie de actividades culturales que tienen como objetivo fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional.

Sol de Acantilados es un evento organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en coordinación con el Gobierno Municipal de Madera, con la finalidad de promocionar el patrimonio cultural que alberga uno de los sitios arqueológicos más importantes de Chihuahua, relacionando este antiguo legado con las culturas vivas, específicamente con el pueblo pima, una de las cuatro etnias originarias de nuestro estado y que habita actualmente en la región.

Parte del programa incluye la participación de la comunidad o’oba o pima, tanto del municipio de Madera como de la comunidad de Yepachi, quienes compartirán los rasgos más representativos de su cultura e identidad. En este mismo contexto, se presentará la exposición fotográfica “Entre judíos y fariseos”, que muestra una serie de imágenes relacionadas con la celebración de la Semana Santa de los pimas captadas por Andrés Oseguera Montiel como parte de una investigación antropológica realizada hace algunos años.

Como invitados especiales, provenientes de la huasteca del estado de Veracruz, los integrantes del grupo “Son Melo” presentarán su repertorio musical de sones huastecos y jarochos. La agrupación está conformada por la familia Melo, heredera de una gran tradición musical, originaria de Chicontepec, poblado ubicado en la huasteca veracruzana.

Como cada año, se llevarán a cabo también interesantes talleres: “Excavando el pasado”, dirigido a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada; “Tapiales de Casas en Acantilado”, una enseñanza teórico-práctica acerca del sistema a base de tierra apisonada con la que fueron construidas las viviendas del sitio arqueológico; “Pinta tu patrimonio”, actividad para que los pequeños visitantes expresen su experiencia acerca del festival y del recorrido por la zona arqueológica mediante divertidos juegos de mesa y dibujos; “Decora tu olla”, un curso en el que se enseñan las técnicas que realizan los alfareros de la comunidad de Mata Ortiz para elaborar sus famosos diseños de cerámica.

Durante los tres días del evento se estará proyectando al público una interesante entrevista realizada Eduardo Gamboa Carrera, arqueólogo mexicano experto en el estudio de la cultura llamada Casas Acantilado.

Para la realización de este festival, a partir del año 2015 se comenzaron a utilizar nuevos espacios en la explanada ubicada antes de llegar al acceso que lleva a la Zona Arqueológica. El lugar ha sido adaptado para la presentación de las actividades culturales y artísticas, así como los talleres de arqueología, antropología, cerámica y arquitectura, y la venta de artesanías y comida típica de la región.

Todos los eventos y talleres son gratuitos. Sol de Acantilados 2017 se realizará del 13 al 15 de abril en la Zona Arqueológica Las 40 Casas, a 45 kilómetros de Ciudad Madera.

2017_Programa_Sol_Acantilados

ANUNCIA INAH CUARTA EDICIÓN DEL FESTIVAL ‘SOL DE ACANTILADOS’