IMPARTIERON PLÁTICA SOBRE MÉTODOS GEOFÍSICOS DE EXPLORACIÓN EN EL CENTRO INAH CHIHUAHUA

plática geofísica (3) PORTADA

Boletín de prensa No. 23
15 de julio de 2016, Chihuahua, Chih.

Gerardo Cifuentes Nava, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, estuvo en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, con el propósito de compartir con el personal de este instituto las experiencias del Grupo de Exploración Geofísica, poniendo como ejemplo algunos casos de investigación en los que han participado él y su equipo.

La exploración geofísica consiste en el conocimiento estructural del subsuelo por medio del uso de instrumentos de alta tecnología de gran precisión, los cuales, a través de la obtención de datos y de sus interpretaciones físico-matemáticas, aportan información importante para prevenir situaciones de riesgo en instalaciones urbanas, realizar diagnósticos de edificios históricos, investigaciones en zonas arqueológicas, así como prospecciones geológicas, entre otras aplicaciones.

Los investigadores René Chávez, Esteban Hernández, Alejandro García y Andrés Tejero, al lado de Gerardo Cifuentes y un equipo de estudiantes de la UNAM, han participado en varios proyectos de prospección geofísica, y durante su exposición en el Centro INAH Chihuahua, el especialista detalló seis de estos casos en los que se ha realizado estudios de tomografía de resistividad eléctrica en tercera dimensión.

plática geofísica (13)

Con este método, a través de la interpretación de reflexiones de ondas del subsuelo obtenidas con el uso de electrodos, se determina la relación de los materiales del suelo, es decir, el agua, las sales y la porosidad de las rocas.

El primer caso a explicar fue el de la subsidencia y fracturamiento en la Ciudad de México, problemática que ha provocado el hundimiento de una parte del centro de la ciudad hasta 40 centímetros por año. Habló también acerca del hundimiento en la Ciudad de Guatemala, un fenómeno que en el año 2007 y posteriormente en el 2010 provocó que se abrieran dos enormes cráteres en zonas urbanas. Ambos estudios se realizaron con el propósito de definir las causas, detectar las zonas de riesgo y tomar medidas preventivas.

Explicó también el caso de los tubos de lava de la reserva ecológica del Pedregal de San Ángel, un espacio ubicado en la Ciudad de México en donde la antigua actividad volcánica y el flujo de lava en el subsuelo, originaron grandes cavidades subterráneas. Un caso más de estudio fue el de los túneles de la Catedral de Morelia, tema que había permanecido como una leyenda urbana hasta que por medio de la ciencia y la exploración geofísica fue comprobado, encontrando la existencia de varios corredores en el subsuelo.

Por último, habló acerca de dos casos de exploración en zonas arqueológicas: el primero en el sitio de El Pañhú en el estado de Hidalgo, en donde la humedad había provocado el desplazamiento de una de las pirámides; así como el caso de El Osario y El Castillo de Kukulcán en la zona arqueológica de  Chichen Itzá en Yucatán, donde se comprobó la presencia de un cenote de aproximadamente 35 metros debajo de la pirámide.

Gerardo Cifuentes mencionó que cada uno de estos casos de investigación ha servido como tema para diferentes tesis publicadas por la UNAM. “Una parte muy valiosa también, además de los resultados de las investigaciones, es la puesta en práctica de los conocimientos por parte de los alumnos, así como su documentación y divulgación”, comentó. Asimismo, mencionó la importancia de relacionar las investigaciones científicas con la parte antropológica, ya que finalmente estas investigaciones se realizan con el propósito de analizar y prevenir consecuencias sociales.

El delegado estatal del INAH, Jorge Carrera Robles, agradeció al doctor Cifuentes por su intervención, reiterando el compromiso de llevar a cabo posibles proyectos a futuro y haciendo mención de que en Chihuahua, al igual que en el caso de Morelia, mucho se ha hablado acerca de la existencia de túneles en el Centro Histórico, por lo que hizo la propuesta de un posible caso de investigación en la Ciudad de Chihuahua.

IMPARTIERON PLÁTICA SOBRE MÉTODOS GEOFÍSICOS DE EXPLORACIÓN EN EL CENTRO INAH CHIHUAHUA

Comunicado Nacional / HALLAN GUACAMAYA MOMIFICADA EN UN CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE CHIHUAHUA

foto5

Boletín de prensa
10 de julio de 2016, Cd. de México.

En una cueva ubicada en el municipio de San Francisco de Borja, Chihuahua, alcaldía donde no se tenía registro alguno de la existencia de evidencias arqueológicas, fue descubierta una guacamaya momificada de manera natural, la única depositada —al parecer completa— en un posible contexto funerario. El hallazgo comprueba que la Sierra Madre Occidental fue un corredor cultural entre la costa y el desierto desde tiempos anteriores a Paquimé.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM), prepara un proyecto de investigación arqueológica para realizar un estudio en las diversas cuevas de esa región del suroeste de Chihuahua, en las faldas de la Sierra Madre Occidental, donde es posible que haya rastros del intercambio cultural entre grupos humanos prehispánicos de Chihuahua y las costas del Golfo de California.

El arqueólogo Emiliano Gallaga Murrieta, director de la EAHNM, junto con personal de la Academia de Arqueología de la citada casa de estudios, atendió la denuncia del señor Manuel Rodríguez y su hijo, pobladores del ejido de Avendaños, en San Francisco de Borja, quienes avisaron que encontraron materiales arqueológicos cuando realizaban obras para nivelar el suelo de una cueva de su propiedad.

foto7

Los vestigios habían sido recolectados por los pobladores y fueron entregados a los arqueólogos. Los materiales están fragmentados, sin embargo, por el tipo de objetos, los especialistas han intuido que en la cueva debió haber una tumba o fardos funerarios de por lo menos dos individuos. Identificaron dos cráneos de adulto, varios huesos largos, una cesta, una base para olla de cestería, un textil, cordel de algodón y pelo humano, una posible bolsa o taparrabo de piel de venado, un caracol y la cabeza momificada de manera natural de una guacamaya bandera, que se distingue por el gran colorido de sus plumas.

Por su estado de conservación, entre los materiales sobresalen: el textil, que pudo ser parte de la envoltura de los fardos, los materiales de cestería y, en especial, la cabeza de la guacamaya. “De acuerdo con los pobladores de San Francisco de Borja, el ave estaba completa, entre la tierra había otros pedazos de su cuerpo, pero sólo colectaron la cabeza. Desgraciadamente no podremos confirmar si formó parte de un acomodo funerario, porque sabemos que ahí estaba pero ignoramos cómo”.

foto3

El arqueólogo explica que la gran mayoría de bibliografía hace referencia al uso ritual de la guacamaya en el periodo Medio de Paquimé (1,060 a 1,340 d.C.). Algunos fragmentos de esqueletos y plumas del ave se han encontrado en contextos ceremoniales y funerarios, y también como parte de bolsas y pendientes; pero es la primera vez que se localiza esté pájaro, presuntamente completo, en un contexto arqueológico. Así que ésta sería la primera evidencia de una guacamaya, que posiblemente fue enterrada completa al lado de un ser humano, que por las condiciones ambientales de la cueva se momificó de manera natural.

“Por su rareza, fue un ave muy cotizada en el norte de México, debido a que no existía en la región. Cabe recordar que se importó de otras latitudes y cuando Paquimé se estableció, comenzó su crianza para utilizar sus plumas con fines rituales y comerciales, porque existía una demanda más antigua.

foto1 PORTADA

“La guacamaya se convirtió en un animal importante en el imaginario colectivo de los pueblos del norte de México y suroeste de Estados Unidos, representaba un ave solar, también se le vinculaba con la lluvia por sus colores azulados y verdosos, que para los antiguos indígenas guardaban relación con el agua”.

Al percatarse de la importancia de los objetos, el equipo de arqueólogos decidió realizar exploraciones en la cueva con la esperanza de hallar más información en una franja de 25 metros de largo por uno de ancho, donde se localizó evidencia de una estructura habitacional de bajareque con piso de tierra, sobre el cual se identificaron puntas del periodo Arcaico Temprano-Medio y restos de una mazorca quemada que se mandará a fechar.

foto2

En otra sección de esa franja, los arqueólogos descubrieron un entierro sui géneris: sólo estaba sepultada la mitad de un cuerpo humano: pelvis y extremidades inferiores amarradas. Las piernas son de un adulto de estatura considerable. El arqueólogo Gallaga dijo que posiblemente se trate de un entierro secundario, es decir, que originalmente se sepultó en otro lugar de donde fue sacado para una segunda sepultura. Sobre el piso prehispánico también se descubrieron fragmentos de carbón, maíz, olotes quemados y puntas de flecha.

Al finalizar la excavación de rescate, realizada en dos fines de semana, en total se hallaron 30 puntas de flecha, la mayoría del periodo Arcaico Medio/Tardío o Agricultura Temprana (2500/1000 a.C. – 700 d.C.); muestras botánicas, entre las que sobresale un olote que conserva algunos granos, al parecer de una especie propia del Arcaico y una calabaza completa; así como coprolitos humanos, cestería, cordeles y gran cantidad de pedazos de muros de bajareque (construcción elaborada con varas entretejidas y unidas con una mezcla de tierra húmeda y carrizo), en uno de los cuales se ve la huella de una mano que quedó impresa cuando se puso el lodo al carrizo.

El arqueólogo subrayó que aún no es posible establecer a qué cultura pertenecen los materiales, aunque es evidente que son anteriores a Paquimé (700 y 1450 d.C.), entre los periodos Arcaico Tardío y Agricultura Temprana, por la presencia de las puntas de flecha y el olote antiguo.

foto6

El director de la EAHNM explicó que todos los objetos son locales, a excepción del caracol, originario del Golfo de California (en la región de Sinaloa), y la guacamaya. “Desde hace tiempo se conoce que hubo relación entre los grupos costeros y Chihuahua porque se ha hecho investigación arqueológica en otras partes de la sierra, pero no en San Francisco de Borja. Este es el primer sitio arqueológico registrado en este municipio.

“Este hallazgo comprueba una vez más que la Sierra Madre Occidental ha sido un corredor cultural entre la costa y el desierto, del norte con el sur”, concluyó Emiliano Gallaga.

Los vestigios recolectados en la cueva del ejido de Avendaños están bajo resguardo de la Academia de Arqueología de la EAHNM, donde serán analizados. Asimismo, se solicitó la participación de restauradoras de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del INAH para emprender los primeros trabajos de preservación de los mismos.

Comunicado Nacional / HALLAN GUACAMAYA MOMIFICADA EN UN CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE CHIHUAHUA

SITUACIÓN ACTUAL QUE ENFRENTAN LOS YAQUIS EN DEFENSA DE SU TERRITORIO: ENTREVISTA A LA DRA. RAQUEL PADILLA RAMOS

160_c8b286ce9f

Artículo de divulgación
Por Rafael Ortega Sinaloa / Centro INAH Chihuahua

La doctora Raquel Padilla Ramos es profesora investigadora del Centro INAH Sonora y la siguiente entrevista fue realizada por el antropólogo Rafael Ortega, del Centro INAH Chihuahua, en el marco del Festival de las Tres Culturas de ciudad Cuauhtémoc, al cual fue invitada para ofrecer la conferencia titulada “Territorio y autonomía Yaqui” el pasado 20 de junio.

Rafael Ortega (R.O.).- Buen día Raquel, está entrevista que quisimos hacerte es para entender, desde tu experiencia y perspectiva, la defensa que ha venido haciendo la tribu Yaqui de su territorio a partir del Acueducto Independencia pero también, a partir de otros megaproyectos que se han anunciado recientemente, concretamente el Gasoducto del Noroeste.  Quizás sería bueno, para tener elementos y entender mejor el proceso de resistencia yaqui, que nos expliques qué es el territorio Yaqui.

Raquel Padilla (R.P.).- Cuando hablamos de territorio Yaqui es un territorio reconocido (por el estado), con sus límites bies establecidos, por un decreto presidencial[1],  y eso no pasa en otras partes del país.  El territorio Yaqui es un territorio comunal, no es ejidal, no es propiedad privada, no es un espacio geográfico dado, sino reconocido o restituido por parte del estado, aunque solamente fue una tercera o cuarta parte del territorio Yaqui original. Pero a pesar de este reconocimiento vemos que actualmente están entrando gasoductos, acueductos y ahora mineras también, ya entraron las mineras también. De repente aparecieron así, de la noche a la mañana. Y los yaquis se quedaron sorprendidos: “Espérense ¿no? De uno por uno”. Osea, los están agobiando y asfixiando con estas problemáticas que tienen que ver con su territorio.

R.O.- Precisamente de estos asuntos queremos hacerte alguna preguntas más adelante, pero nos gustaría primero atender el tema de la organización al interior del territorio para entender mejor el tema de la lucha por el mismo. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

R.P.- El territorio se considera como de todos los Yaquis, de la yoemia[2] para decirlo en términos Yaquis, pero se lo han repartido en porciones jurisdiccionales que son estos ocho pueblos[3] que existen actualmente, aunque también hay espacios que aunque seccionados, son de uso común, como las zonas de costa y la Sierra del Bacatete. En general los pueblos han sido muy unidos para la toma de decisiones hacia afuera de la yoemia y esta se da por consenso. Esto se ha roto en los últimos tiempos por las presiones políticas externas. Por otro lado, no podemos decir que haya una estructura mayor al pueblo pero sí existen dos lugares muy importantes que se consideran las cabeceras: primero es Vícam y después es Pótam, entonces cuando hay asuntos graves que atañen a toda la tribu se reúnen en Vikam o en Potam.

Foto 2. Subiendo la cuesta en la fiesta de la Santa Cruz, Tórim, Río Yaqui

R.O.- ¿Cómo es la forma de gobierno Yaqui?

R.P.- Para que tú puedas reconocer un gobierno yaqui como auténtico tiene que haber varios elementos, uno de ellos por ejemplo, es que haya sido consagrado en la iglesia, que haya sido elegido por consenso, que tenga las varas (bastones) de mando, las cuales se pasan de un gobierno a otro, y sobre todo que tenga el respaldo de la tropa[4]. Ya son pocos los gobiernos que conjuntan este  tipo de elementos, entonces van surgiendo otros duales, que reclaman legitimidad por tener respaldo de la tropa, pero no tienen las varas por ejemplo, entonces es bien difícil identificar una sola cabeza organizacional porque encontramos dos estructuras de gobierno civil en un mismo pueblo y se han tenido que legitimar las dos al menos en aras del entendimiento con representantes del Estado, sin embargo, habría que hacer un estudio más profundo para saber cuál es el origen de esto y cómo es que los yaquis han aprendido a convivir con el llamado dualismo. Yo creo que viene o puede venir desde el período de la posrevolución, cuando se fueron reasentando los yaquis deportados como prisioneros de guerra o por leva, y reocupando (y hasta refundando geográficamente) los pueblos. Pero creo que esto se volvió más palpable durante el sexenio de gobierno estatal de Manlio Fabio Beltrones, él tuvo agentes que operaban directamente en la tribu y los dividió de una manera terrible… Los yaquis siempre han tenido, como todos los grupos indígenas, divisiones internas por broncas, pugnas, intereses y otras contradicciones, pero ya bajo este gobierno empezamos a ver las autoridades duales como algo más marcado, aunque también han sabido cerrar filas ante problemas más grandes como lo del acueducto. Por otro lado, hay que considerar que a partir de que aparecen los gobiernos duales de una manera más evidente, el Estado lo ha capitalizado pues es una ventaja para el gobierno estatal o federal entablar negociaciones a conveniencia, o sea si lo hacen con una de estas autoridades que están en oposición y luego hay diferencias, se van con la otra, entonces ha sido muy difícil ahora la organización civil, militar y religiosa en bloque con estas autoridades duales. Por otro lado, los yaquis también han sabido sacar provecho de esto, pues les permite desconocer pactos con el gobierno que no les convinieron.

En cuanto al territorio yaqui, en tanto las personas se adscriban a la tribu yaqui y los yaquis las reconozcan como tales, ya pueden hacer un uso de él; son las autoridades tradicionales quienes se encargan de conceder el uso del espacio en la jurisdicción correspondiente dentro del territorio yaqui, por ejemplo, si un yaqui llega con las autoridades y solicita un solar porque se va a casar, estos lo otorgan. Son valores sobreentendidos y casi nunca ha habido problemas en torno a esto.

R.P.- ¿Entonces estas estructuras duales de las que hablas existen desde hace mucho tiempo, digamos cien años o algo así?

R.P.- Cómo autoridades no, digamos que existen desde los noventa, sobre todo a partir de agentes externos del aparato político partidista que fueron entrometiéndose para hacer división entre la tribu, sobre todo por intereses externos sobre la población y sobre el territorio, pero la competencia por el poder interno existe desde hace mucho tiempo; como ejemplo te pongo la pugna entre dos primos de apellido Jusacamea, luchando por la capitanía general del Yaqui a principios del siglo XIX.

R.O.- ¿Y estas autoridades duales, cada bando, tienen el apoyo cada cual de un buen número de seguidores?

R.P.- Bueno primero quiero precisar que no todas las comunidades o pueblos tienen estructura dual, hasta donde he visto, solamente tres de los ocho pueblos la tienen y las que la tienen pues digamos que si tienen el apoyo y a veces llegan a coexistir con cierto grado de tolerancia bajo una misma jurisdicción, y algunas veces llegan a ser ya las duales las legítimas: tienen más tropa, tienen iglesia y cosas así.

R.O.- ¿También se da entonces, por lo que nos platicas, una dualidad comuntaria, una división al interior de esta célula organizacional que es la comunidad, entre gente que está o sigue a una de estas dos estructuras?

R.P.- Así es, se da esta dualidad y no sólo afecta la organización sino que puede incluso afectar cuestiones tan importantes como la cosmovisión, por ejemplo cabe preguntarse ¿qué visión tienen con respecto al territorio y al agua, en el interior de la tribu, los que siguen a una y otras autoridades, cuando a veces sus luchas son confrontadas? Y también ¿cómo estas luchas se van modificando a partir de la intrusión de agentes externos que tiene una visión diferente con respecto a este mismo elemento? Este sería un estudio bien importante para los yoris o blancos (aclaro), pues es probable que los yaquis tengan más claro el asunto. El problema más grande que yo veo es cuando agentes externos se inmiscuyen en sus asuntos.

R.O.- Ahorita nos platicabas que las autoridades de las diferentes comunidades Yaqui están concediendo estos permisos, pero ¿Qué  respaldo tienen de la comunidad?

R.P.- En cuanto al gasoducto sí se hizo una consulta pero totalmente amañada. Lo que pasa es que recordemos que los Yaqui estaban lidiando, por un lado con la defensa de su agua por lo del Acueducto Independencia, además había dos de sus compañeros encarcelados y uno en el exilio, entonces cuando llega el proyecto del gasoducto, estaban volcados a resolver estos asuntos. A todas luces, en este contexto, la empresa encargada de la obra aprovecha para irse metiendo y hacer la labor de convencimiento. Cuando salen de prisión Mario Luna y Fernando Jiménez, y regresa del exilio Tomás Rojo, pues de repente el panorama era otra cosa, porque además a esto se agrega que hubo cambio de gobierno estatal, del PAN al PRI, y yo creo que cuando el PAN estuvo a cargo del estado unió conciencias yaquis, en su contra pero las unió, de modo tal que se organizaron para defender su agua y territorio. Pero con la entrada del PRI se transformaron los horizontes de lucha. El PRI es el gran experto en crear o exacerbar divisiones, negoció con élites yaquis, pactó con ellas, practicó el clientelismo y la cooptación, y también con presiones, dividió. Por eso yo veo ahora un panorama muy triste, veo a la yoemia triste, como si de repente los embates fueran tan frecuentes y tan intensos, que saben que necesitan crear nuevas formas de supervivencia. Me parece urgente que haya una reorganización de fuerzas y el surgimiento de  nuevos líderes. O mejor aún, simplemente darles su lugar a las autoridades tradicionales. Si se les dejara funcionar tal y como están creadas, no habría necesidad de líderes políticos.

Foto 4. Río Yaqui por Loma de Guamúchil

R.O.- ¿Quizás un buen ejemplo, para entender esta dualidad y la intervención de agentes externos,  es el asunto del  proyecto Gasoducto del Noroeste del que hemos venido platicando durante esta entrevista?

R.P.- Así es, ese es un buen ejemplo porque estos agentes externos lo primero que hicieron fue jalar  gente importante, con liderazgo dentro de la tribu, primero los trabajaron a ellos para que estos a su vez hicieran el trabajo de convencimiento entre la tropa; el poder del gobierno estatal y federal  tiene estrategias ya muy refinadas para sacar las aprobaciones de este tipo de proyectos que afectan a todo el territorio Yaqui. Entonces fue así como lograron la aprobación de siete de los ocho pueblos de la tribu, pero algunas de las firmas son de las autoridades duales y además no todos firmaron, hay gente que no está de acuerdo y no firmó, y por otro lado, está el reclamo de la tropa hacia sus autoridades que firmaron. Total, quieren hacer ver la consulta como un tema de democracia y de mayorías, pero no es así como se maneja la toma de decisiones entre los Yauis, sino por consenso. Los problemas importantes se discuten entre todos los pueblos y después de largos debates, se llega a decisiones consensuadas, no votadas. De los ocho pueblos, solamente uno, que es la Loma de Bakum no ha firmado la aprobación al gasoducto.

R.O.- ¿Ha habido alguna reunión general que aglutine a la totalidad del pueblo Yaqui para atender este asunto del gasoducto recientemente?

R.P.- No una que los junte a todos, ha habido reuniones pequeñas con algunos pueblos, con los que sí firmaron, en las que se hablaba de las bondades, también hubo repartición de dinero, que a fín de cuentas les tocaron cuatrocientos pesos (a unos más, a otros menos) a cada miembro de la tropa por dar la firma, una burla. Entonces se quiere manejar como argumento a favor del gasoducto el decir: “es que los yaquis ya cobraron”: y sí, pero no se olviden que cuando firmaron la paz de Ortiz, en 1897, también los yaquis recibieron mezclilla, café, piloncillos, armas y hasta caballos a algunos les dieron, y ellos recibieron lo que los insumos y vituallas, pero después se echaron para atrás en el reconocimiento de la firma, argumentando que los puntos no habían quedado claros, y que ellos siempre habían pedido la salida de los blancos de su territorio. Entonces no les asombre que los yaquis hayan recibido el dinero del gasoducto (además se lo merecen, tan afectados están en su historia), y quizás después digan: “no, es que no queremos que pase el gasoducto por nuestras tierras”. Es que las conciencias y las dignidades no se deben comprar así, con estas estrategias para mermar los espíritus colectivos. Bueno, simplemente no se deben comprar. También debe haber una responsabilidad ética de la clase política, pues.

Pueblos indígenas de Sonora fuente Los Pueblos Indígenas del Noroeste Atlas Etnográfico

R.O.- Vemos entonces, según lo que nos comentas, que ves un panorama difícil en el presente y futuro de los Yaquis y de su territorio, sobre todo porque la avanzada de los agentes del desarrollo a través de clientelismo y otros vicios políticos cada vez está más presente entre la yoemia y sus autoridades, además de un desgastamiento organizacional ante la defensa del agua y la propuesta de otros megaproyectos en el territorio ¿Qué esperanza y cuál es tu augurio en la defensa del territorio por parte de la Yoemia en un futuro próximo?

R.P.- No perdamos de vista a las mujeres Yaquis, ellas están jugando un papel muy importante y creo que su participación es una luz de esperanza. No puedo abundar mucho en detalles porque sería dar a conocer estrategias de lucha que no debo, pero he visto a las mujeres yaquis comisionadas para llevar a cabo papeles altamente complejos (como embajadurías, regiduría étnica –aunque no fue reconocida por el Estado-, representación política extra-oficial y hasta espionaje). Esto ha sucedido desde tiempos inmemoriales, pero como ahora hay un contexto general de lucha por los derechos de la mujer, creo que pueden coincidir las causas hasta lograr el reconocimiento del desempeño y liderazgo incluso de la mujer yaqui en la defensa de su territorio, recursos naturales y formas de gobierno. Por otro lado siento que hay una cierta nostalgia (del pueblo Yaqui) y deseo por la unión, por la fuerza colectiva, por rescatar el orgullo de su pasado, por el respeto cabal a la lu’uturia, es decir, a su ley. Sin embargo, el monstruo es tan grande que a veces se desgastan en tirar palos de ciego, porque lo hacen en grupos divididos. Creo que hay un deseo también de buscar un líder y han aparecido figuras interesantes. Un señor en Pótam, por ejemplo, que tiene una imagen muy limpia podríamos decir, tiene muchos seguidores de varias corrientes o perspectivas al interior de la yoemia, y detractores por supuesto. Tiene además varios proyectos culturales, es un gestor cultural independiente con mucha iniciativa. Entonces no hay que perderlo de vista porque yo creo que él puede hacer cosas bien interesantes y diferentes a lo que han hecho otros líderes, sin quitar méritos a los anteriores, pero que pueden identificarse con la vieja escuela, en una relación más cercana con las instituciones. Este nuevo líder, desde el momento en que plantea un espacio de cultura autónomo, ya te habla desde otra lógica. No digo con esto que esté bien o mal, pero sí que a los académicos nos toca darle seguimiento, a la yoemia darle el apoyo, o bien cuestionarlo por sus acciones, a según.

R.O.- Muchas gracias estimada Raquel, aquí termina nuestra entrevista.

[1] Diario Oficial de la Federación del 22 de octubre de 1940.
[2] Este término se  utiliza para referirse a la totalidad de personas que integran la tribu yaqui y proviene del etnónimo yoeme, que en su propia lengua significa gente, en oposición al yori o blanco.
[3] Cócorit, Bácum, Torim, Vícam, Potam,  Huibiris, Rahum, y  Pitaya o Belén.
[4] Tropa: es el conjunto de los habitantes que se adscriben a uno de los pueblos o comunidades yaqui y que tiene participación organizacional y político-religiosa dentro de los límites jurisdiccionales de su comunidad.

SITUACIÓN ACTUAL QUE ENFRENTAN LOS YAQUIS EN DEFENSA DE SU TERRITORIO: ENTREVISTA A LA DRA. RAQUEL PADILLA RAMOS

Comunicado Nacional / EL INAH DENUNCIA LA DEMOLICIÓN DE UN MONUMENTO HISTÓRICO EN PARRAL

159_eea08f30e3Boletín de prensa
6 de julio de 2016, Cd. de México.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informa sobre la demolición hecha la madrugada del sábado 30 de abril pasado, de una antigua casona del siglo XIX con antecedentes del siglo XVIII, catalogada como Monumento Histórico, que se ubicaba en la esquina de la calle de Purísima con la Plaza Juárez, sitio donde murió asesinado el general Francisco Villa, en el Centro Histórico de Parral, Chihuahua.

159_2bb3460b8d

El inmueble, que formaba parte del rico acervo patrimonial de la localidad, fue propiedad de la familia Arras y estaba dentro del perímetro “A” de protección de la Zona de Monumentos Históricos de la Ciudad de Hidalgo del Parral, polígono descrito en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 12 de marzo de 2001, y cuenta con la ficha Nacional de Monumento Histórico Inmueble número de clave 080320010032.

159_16bbf16964

La obra de demolición forma parte de un proyecto de las autoridades locales para ampliar la Plaza Juárez, espacio público considerado también como Monumento Histórico, por determinación de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

La casa histórica, realizada en mampostería de adobe y que fue demolida con maquinaria pesada, tenía orígenes en el siglo XVIII y contaba con características tipológicas relevantes de la arquitectura habitacional del siglo XIX, conservaba gran parte de su sistema constructivo original y formaba parte del conjunto urbano de la Plaza Juárez, lo que le otorgaba características de autenticidad e integridad.

159_503ece53e3

De acuerdo con planos históricos, la manzana donde se ubicaba el inmueble derribado, formaba parte de las propiedades de la familia Botello, en colindancia con la conocida Huerta de Botello, ambas pertenecientes al conjunto de una de las antiguas haciendas de beneficio que dieron origen a la conformación del casco histórico de la ciudad.

Al revisar los antecedentes de la traza urbana del antiguo Real de Minas de San José del Parral, es notable que esta localidad conserva la particular fisonomía de una ciudad minera, sus barrios históricos mantienen inalteradas la tipología y características principales de su desarrollo.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia considera que la demolición daña y modifica los valores patrimoniales del casco histórico de esta ciudad chihuahuense, lo que constituye una grave afectación del patrimonio cultural de nuestro país. Amén de que la intención de ampliar la Plaza Juárez altera la configuración de la traza histórica de la ciudad de Parral, Chihuahua.

159_d41ae366fd

A pesar de lo anterior, continúan las acciones para instalar una escultura monumental ecuestre (de treinta y siete metros de altura) que representa a Francisco Villa, en el centro de la manzana donde se demolieron las viviendas antes señaladas.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informa que no ha dado autorización para la colocación de la citada escultura, debido a que sus dimensiones y escala afectan negativamente los valores de la fisonomía histórica de la zona de monumentos de Parral.

159_f7169f0ceb

Ante los hechos señalados, el INAH ha procedido a suspender de manera precautoria los trabajos de instalación de dicha escultura.

 

Comunicado Nacional / EL INAH DENUNCIA LA DEMOLICIÓN DE UN MONUMENTO HISTÓRICO EN PARRAL

400 MIL PESOS, COSTO ESTIMADO DE REPARACIÓN DE DAÑOS DE PUERTA Y VENTANAS DE PALACIO DE GOBIERNO: INAH

Boletín de prensa No. 22
29 de junio de 2016, Chihuahua, Chih.

Desde el pasado jueves 23 de junio tras la manifestación que ocasionó graves daños a la puerta posterior y a 25 ventanas del Palacio de Gobierno, personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, acudió al lugar para realizar la valoración correspondiente, por lo que luego de un minucioso análisis, los expertos determinaron un monto estimado de 400 mil pesos para la reparación de los daños.

Anteriormente se había mencionado que el Palacio de Gobierno de Chihuahua fue construido a finales del siglo XIX y forma parte del catálogo de Monumentos Históricos del INAH, sin embargo, las puertas y ventanas fueron sustituidas en la década de 1940 luego de que un incendio acabó con gran parte de su estructura original. Si bien los accesorios no corresponden a la datación que los ubica como bienes históricos, forman parte de un inmueble protegido como tal, lo que hace necesaria su reparación.

Los especialistas de la Sección de Monumentos Históricos dictaminaron que los daños se centran principalmente la puerta de la calle Libertad, así como los cristales de 25 ventanas de la planta baja, de las cuales, 13 presentan además daños considerables en la carpintería, y algunas fracturas en la cantera exterior.

La restauración de las dos piezas de carpintería de madera de cedro de la puerta tendría un costo de 70 mil pesos, trabajo que se llevaría a cabo por medio de reintegración de piezas por encolado, lijado de superficies, igualado de policromía anterior y barniz de protección. Además, se reintegrarían 8 piezas perdidas de molduras labradas, lo que generaría un costo de 36 mil pesos.

En cuanto a las ventanas, la restauración de carpinterías de madera de pino suma un total de 259 mil 200 pesos, y la reintegración de 54 vidrios de cristal costaría 21 mil 60 pesos. Por último, la restauración de sillares de cantera caliza labrada por medio de la integración de resanes de mortero de cal y polvo de piedra, tendría un costo de 12 mil pesos.

Todo lo anterior suma un total de 398 mil 260 pesos, incluyendo material, mano de obra, equipo y todo lo necesario para la correcta instalación.

Este dictamen será entregado a quien resguarda y se manifiesta como propietario del inmueble, en este caso Gobierno del Estado de Chihuahua para que a su vez se realicen las acciones que se consideren pertinentes, ya que según la normatividad, corresponde al INAH hacer la inspección, valorar los daños y determinar un posible monto para su reparación; además de, en su momento, evaluar el proyecto de restauración y hacer un acompañamiento durante este proceso.

400 MIL PESOS, COSTO ESTIMADO DE REPARACIÓN DE DAÑOS DE PUERTA Y VENTANAS DE PALACIO DE GOBIERNO: INAH

EVALÚA INAH DAÑOS AL PALACIO DE GOBIERNO TRAS MANIFESTACIÓN

157_01bd705773

Boletín de prensa No. 21
23 de junio de 2016, Chihuahua, Chih.

Luego de los hechos ocurridos el pasado miércoles 22 de junio en el Palacio de Gobierno tras una manifestación, personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, acudió al lugar para realizar una valoración de los daños causados al inmueble histórico.

El delegado del Centro INAH Chihuahua, Jorge Carrera Robles, declaró que, si bien se respeta el derecho a manifestar inconformidades sociales, se lamenta el hecho de que estas situaciones se expresen por medio de la agresión al patrimonio cultural, ya que éste no solamente posee valor material sino una invaluable riqueza histórica.

157_eddad2749b

“El edificio no solamente debe apreciarse como un espacio arquitectónico, sino como un elemento social de gran valor para los chihuahuenses”, comentó.

El Palacio de Gobierno de Chihuahua fue construido a finales del siglo XIX y forma parte del catálogo de Monumentos Históricos del INAH, sin embargo, en la década de los cuarentas del siglo XX, sufrió un incendio que acabó con gran parte de su estructura original. Por ese motivo fueron sustituidas las puertas, ventanas y accesorios.

157_1ac56ea53a

Según la normatividad, corresponde al INAH realizar la inspección, valorar los daños y hacer un dictamen en donde se determine un posible monto para su reparación; además de, en su momento, evaluar el proyecto de restauración y hacer un acompañamiento durante este proceso.

Este dictamen será entregado a quien resguarda y se manifiesta como propietario del inmueble, en este caso Gobierno del Estado de Chihuahua, para que a su vez, se realicen las acciones que se consideren pertinentes.

El personal de la Sección de Monumentos Históricos y del Área de Resguardo de Bienes Culturales del Centro INAH Chihuahua, ha declarado que los daños se centran principalmente la puerta de la calle Libertad, así como los cristales de 25 ventanas de la planta baja, de las cuales, 13 presentan además  daños considerables en la carpintería.

157_c46e530327

Cabe mencionar que las piezas de la puerta se encuentran resguardadas, y es probable que se pueda realizar la reconstrucción con el material original.

Luego de esta primera inspección se ha determinado que, debido a la gravedad de los daños, se requerirá hacer una valoración más minuciosa con la intención de que en próximos días se pueda determinar un monto estimado para la reparación de los desperfectos.

 

EVALÚA INAH DAÑOS AL PALACIO DE GOBIERNO TRAS MANIFESTACIÓN

EL PATRIMONIO CULTURAL HISTÓRICO EN MEOQUI Y ROSALES

156_ecd58342e2

Artículo de divulgación
Una pequeña reflexión visual y escrita sobre identificación y registro
Memorias del coloquio Hablemos del Camino Real de Tierra Adentro 2015
Por César de la Riva Molina

El Camino Real de Tierra Adentro fue una ruta crucial para el virreinato a lo largo de más de trecientos años. El estado de Chihuahua tiene en la región centro-sur varias comunidades con vestigios, evidencias y entrecruzamientos de patrimonio histórico material que nos hablan de lo que pudo ser el intercambio de mercancías, riquezas, e  ideas que transitaron por la región. Hoy se recuerda esa ruta también por acontecimientos relacionados con la Independencia, o la Reforma, por ejemplo, la llamada Ruta de Juárez o la Ruta de Hidalgo.

Un tipo de patrimonio cultural edificado que podemos ver en la región son los restos de arquitectura, en el orden de lo civil, público, fabril, o religioso.  Varios monumentos quedan en la forma de templos, casas, haciendas, edificios públicos, o infraestructura como las acequias y acueductos. Son objetos de autoría anónima, al parecer, conservados por el azar, por la suerte, o por un tipo de conciencia histórica propia de los herederos —y usuarios— de ése patrimonio.

Otro patrimonio, aunque menos visible, son los bienes muebles históricos, en su mayoría objetos que se relacionan con el culto religioso católico de los tiempos del virreinato. Objetos que acompañan a los inmuebles históricos, como las imágenes de culto que se resguardan en los templos que antes fueron parte de la estructura misional jesuita o franciscana. También existen bienes históricos muebles de menaje general como vajillas, utensilios para la liturgia, u ornamentales; tan comunes en su tiempo, que por lo mismo en el presente es difícil encontrarlos bien conservados, siendo los más raros los anteriores al siglo XIX.

????????????????????????????????????
????????????????????????????????????

Se habla de patrimonio material e inmaterial como dos conceptos separados, cuando en realidad podemos hablar de ellos como dos caras de una misma moneda. Los objetos materiales siempre parten de una idea, que puede ser un culto, ideología política, tradición estética, constructiva. Son todos índices de la cultura y de la forma de adaptarse a un medio, a un tiempo, en otras palabras, son el cuerpo que tenemos como sociedad.

La conservación es una responsabilidad compartida entre las instituciones (por ejemplo, el INAH) y los herederos de ese patrimonio: la comunidad. Otros campos que influyen sobre el patrimonio son la economía y la educación. Podemos interpretar el estado de los monumentos históricos indagando la relación de esos campos tan complejos.

156_30341100f9

Las comunidades de Meoqui y Rosales tienen en sus centros históricos un conjunto de edificaciones que obedecen a los cambios a través del tiempo, diferencias que van desde los materiales para construir al uso que tienen los monumentos, recordemos que patrimonio material e inmaterial son dos caras de la misma moneda, entonces, cuando cambia la idea que se tiene de patrimonio, podemos pensar que cambia la forma material de esa idea.

¿Qué sucede cuando cambia el pensamiento imperante? ¿Qué sucede cuando la tecnología resuelve problemas con otros materiales y técnicas? ¿Qué sucede cuando la educación privilegia un modelo de pensamiento que es contradictorio con el patrimonio cultural histórico? ¿Qué es y quién hace al patrimonio?

Todas las preguntas anteriores son tarea de instituciones como el INAH. Y el conocimiento que se genere debe ofrecernos respuestas, por lo menos parciales, que nos ayuden a comprendernos como sociedad. Ese trabajo involucra muchas disciplinas y autoridades, así como abordajes, desde la conservación o intervención de inmuebles y muebles, el registro e inventario, así como la investigación antropológica o arqueológica.

Otro pendiente de la labor institucional es socializar el conocimiento que se genera hacia otros sectores, incluso, dentro de los llamados productivos. Muchas veces se mira al sector productivo como un enemigo del patrimonio, sobre todo cuando con fines comerciales se destruye, modifica, o se apropia de forma indebida para fines distintos al bien común. Las ventajas de acercar patrimonio cultural y sector productivo, una consecuencia simple, es incentivar el turismo, que es bien sabido, puede ser un generador de recursos importante. Pero, otra ventaja es cohesión social y la educación para tener una sociedad libre, justa y solidaria.

La difusión es una estrategia para expandir el conocimiento de los resultados de las investigaciones o el trabajo de campo, así se socializan las ideas, sobre todo, se genera aprendizaje que abona a la apropiación positiva del patrimonio cultural. Una de las tareas que genera información que debe ser socializada es el registro del patrimonio cultural material, el histórico, el moderno; incluso el que está en la frontera de ambos, porque la transición de uno al otro no es abrupta, y nos sirve para interpretar los datos que en su conjunto nos dice cómo ha sido nuestro devenir histórico, pero sobre todo, cómo puede ser nuestro futuro común.

????????????????????????????????????
????????????????????????????????????

Dicho esto, podemos abordar el patrimonio cultural material de Meoqui y Rosales con otra mirada. Recorrer sus calles para analizar lo que vemos, ver como convive el patrimonio cultural, el histórico, el moderno, y el que está en formación.

EL PATRIMONIO CULTURAL HISTÓRICO EN MEOQUI Y ROSALES