Estar en los sitios, vivir el patrimonio cultural tangible.

César Santiago de la Riva Molina

CDM_0040

El registro del patrimonio cultural material es un trabajo sustantivo del INAH. Generar información en texto e imagen sobre el patrimonio es elaborar para el presente, y para el futuro, diferentes perspectivas o vías para su conservación. Independiente de la apropiación local en el tiempo, puesto que cada comunidad tiene diferentes aspiraciones, muchas veces distintas de las metas institucionales en cuanto criterios de conservación, es la creación de bases de datos para uso interno y protección legal, así como difusión, en la forma de artículos, exposiciones, publicaciones visuales, etc.,

La experiencia en campo es única, porque es una acción que no puede trasladarse en ninguna plataforma de información, en el mejor de los casos, podemos hacer un buen registro fotográfico, en video o texto, pero toda información capturada tendrá el sesgo del autor y de los instrumentos que se utilicen para generarla, entre otros condicionantes. El tipo y clase de información capturada deja un testimonio de interés institucional-académico que lleva la experiencia—una versión de ella— en campo a los centros donde se resguarda esa información, generando así un criterio en base a los registros e inventarios de patrimonio cultural, al fin de cuentas información instrumental para describir formalmente el patrimonio material.

Los receptores de los registros en campo son los usuarios de la información que necesitan institucionalmente la experiencia registrada, en la caso del INAH ya explicamos arriba para qué. Pero, ¿Si esos registros terminan siendo nuestra única conexión con el patrimonio cultural tangible? Sabemos que hay publicaciones con información interesante e imágenes bien capturadas—la mayoría, ignorando el contexto, centrando su atención en un perspectiva que aísla el bien cultural, como si fuera un objeto aparte—, con un apego idealista hacia lo real objetivo. También sabemos que ese estricto apego a la realidad es subjetivo, por lo menos como un testimonio inapelable, sí para una idea muy general, de valor instrumental. Más allá de ese uso, sería interesante expandir el registro del patrimonio cultural tangible al contexto urbano, rural, o social que lo envuelve al mismo tiempo que lo hace posible (o imposible). Son entonces contexto y patrimonio cultural material, desde esta perspectiva, complementarios.

Ir más allá de la idea del patrimonio histórico cultural como ente en conflicto con el presente.

_CDM0147

Registrar el contexto, desde el inmueble, pasando por el mueble, y llegando a todo aquello que está en la comunidad o área urbana inmediata al bien cultural, en la medida que se pueda ir detallando desde el camino por donde se llega a la impresión del ambiente y la arquitectura del lugar, desde la histórica hasta la de autoconstrucción, pasando por la forma que la modernidad del siglo XX tomó en cada lugar: sobre todo en la manera de adecuar los antiguos templos, pero también en la ingeniería civil, infraestructura de servicios públicos, y el uso del concreto: material que se relaciona con esa modernidad, que es ahora una tradición que ha tomado el lugar de los antiguos materiales constructivos. En el caso de los bienes históricos muebles tal contexto pensamos que es significativo puesto que son objetos que ya no descansan en su ambiente original, que en algunos casos, no tienen el uso para el que fueron manufacturados, y que se conservan como objetos que tienen un valor por sí mismos, porque son antiguos, por suerte o por azar resguardados en cuartos de servicio, detrás de armarios, o en sacristías cerradas por años. Es decir cancelados, no por eso olvidados, podríamos decir, puestos en espera.

Siguiendo estos supuestos, como una introducción a un tema de investigación, si el contexto cambia, cambian el patrimonio cultural material, o los criterios locales de la comunidad para modificarlo, en la mayoría de los casos, siguiendo una lógica de conservar los sitios y los objetos según el uso o el valor que en su momento les atribuyen. El templo, el palacio de gobierno, la escuela, son lugares en funciones que tienen un interés construido por los mismos integrantes de ese núcleo de población. Lo mismo con los bienes históricos muebles que son estéticamente diferenciados: por la técnica de factura, la calidad formal, estado de conservación; o por culto.

CDM_0027

Los bienes históricos muebles son conservados en una relación de uso o valor asignado por la comunidad a la que pertenecen. La idea de los templos como museos históricos es una visión parcial, que a veces no está en sintonía con los habitantes o herederos de ese patrimonio cultural. Por ello el registro del patrimonio material debe incluir el contexto, el ambiente del presente donde ahora es puesto en valor por los usuarios locales. La pregunta es ¿Cómo mediar entre esa realidad y la otra realidad impuesta por el grupo de poder: los expertos y académicos del análisis cultural, que pertenecen a una estructura más amplia y legitimada?

Comunidades en rebeldía

_CDM0029

Siempre se habla con tristeza, entre amateurs o profesionales, de la destrucción del patrimonio histórico material por parte de las comunidades, sobre todo, en el Estado de Chihuahua, (lugar dónde se hace esta reflexión o introducción). Sin pretender ir al análisis sobre los otros grupos de poder que localmente ejercen su influencia—está claro que los alcances de este texto son otros—, el aspecto que nos interesa está en el registro de esa realidad, que es ajena a los valores que llegan por las vías legitimadas del conocimiento, e incluir en ese registro al patrimonio histórico mueble, para tratar de poner en contexto su valor, y tener un cuerpo de información sobre el concepto de patrimonio cultural en el presente, tal vez en vías de una conservación que incluya también la visión de los usuarios locales y sus necesidades, consideradas por muchos demasiado mundanas para tomarse en cuenta.

No obstante las comunidades en el norte hacen y des-hacen el patrimonio histórico, lo adecuan, lo quieren traer al presente, tal vez porque el valor de uso tiene un peso preferencial. Aventurando un poco este final, sería mejor hablar de construcciones o deconstrucciones del patrimonio histórico tangible de parte de las comunidades, una opción que en el campo del arte contemporáneo, sobre todo desde el posmodernismo y en el actual, tiene algunas décadas produciendo cultura, ampliando el conocimiento que tenemos del asombro ante el mundo. Una visión de nuestro presente para el futuro, sin ser ese el objetivo principal de la producción cultural. Se produce cultura para el presente, y tal vez en el futuro se encarguen de ponernos en un museo.

Estar en los sitios, vivir el patrimonio cultural tangible.

IDENTIFICAN EL ENTIERRO MÁS ANTIGUO DE CHIHUAHUA.

Chihuahua, Chih. 15 de junio del 2015

65_1dc35ad15e

Tres microscópicos fragmentos de diente de un joven de 12 a 15 años de edad al morir, cuyo esqueleto fue descubierto en el sitio arqueológico Rancho Santa María II, en el municipio de Galeana, Chihuahua, han sido fechados por análisis de colágeno en 1100-1200 años a.C. Dicho resultado determina que se trata de los restos humanos más antiguos del estado.

Así lo dio a conocer el arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Emiliano Gallaga Murrieta, quien halló el entierro que data del periodo Arcaico Tardío, en la región de Casas Grandes, en el verano pasado, mientras realizaba una inspección de superficie en las llanuras de las partes bajas de la Sierra Madre Occidental.

65_eb7b966dd9

El esqueleto se encontró casi sobre la superficie, sin ofrenda, bocarriba y con las piernas flexionadas a la izquierda. Fue analizado por el antropólogo físico Moisés Alejandro Villa Zamorano, del CENEFO del estado, quien corroboró que corresponde a una persona joven, de entre 12 y 15 años al momento del fallecimiento, cuyo sexo aún no es posible identificar.

Emiliano Gallaga detalló que tampoco ha sido posible determinar la filiación étnica del individuo; sin embargo, las características de sus dientes, del tipo “pala”, son referente físico de los grupos amerindios que ingresaron al continente americano por el Estrecho de Bering.

Los estudios de fechamiento se llevaron a cabo en los laboratorios especializados en dataciones por radiocarbono Beta Analytic, en Estados Unidos, por el método de carbono 14 mediante extracción de colágeno, aplicado en tres muestras tomadas de los dientes del individuo. Cabe destacar que, con anterioridad, en el estado de Chihuahua se han encontrado vestigios arqueológicos más antiguos, pero todos han sido artefactos de piedra, no restos humanos, de manera que éstos son los primeros registrados del periodo Arcaico.

La sepultura se localizó en el sitio arqueológico descubierto por Emiliano Gallaga durante el mencionado recorrido de superficie, al que nombró Rancho Santa María II. El lugar tiene una extensión de 150 por 250 metros, dentro de la cual, entre matorrales de gobernadora, cotillo y mezquite, se registraron varias áreas de actividad humana; destaca una, de tres metros de diámetro, donde muy posiblemente se manufacturaron preformas mediante la técnica de lasqueo.

65_a65dd411dd

En el sitio, se localizaron 370 puntas de proyectil fabricadas en basalto, obsidiana, sílex, pedernal y riolita; 75 de ellas están completas y 294 son fragmentos. El arqueólogo detalló que los artefactos datan de diferentes antigüedades que van del 8000 antes del presente, al 800 d.C., y corresponden a 30 tipos diferentes de puntas, entre los que mencionó Midland (8700–8500 a.C.), Milnesand (8200-7200 a.C.), Plainview (8150-8000 a.C.), San Pedro (1500-1000 a.C.-300 d.C.), Abasolo (5000-3000 a.C.-500 d.C.), Pandora (2500-600 a.C.) y Refugio (2500-600 a.C.).

65_329ecb74a1
Gallaga Murrieta destacó que muchos de los tipos de puntas de flecha hallados, como Dátil, Abasolo, Axtell, Darl o Desmuke, habían sido identificados en el suroeste de Estados Unidos; sin embargo, para Chihuahua no se tenían reportes escritos.

Asimismo, el arqueólogo localizó gran cantidad de material de desecho de talla en piedra, como percutores, núcleos y fragmentos de rocas pulidas por la mano humana (en total más de 17 mil piezas). De acuerdo con el especialista, la variedad de herramientas y la cantidad de artefactos de desecho son indicadores de que el sitio estuvo ocupado por el hombre durante un largo periodo.

65_e5b561b6b0

“Todo indica que se trata de un campamento establecido por grupos de cazadores-recolectores alrededor del periodo Paleoindio, un tiempo en el que seguramente la presencia humana ya era estable dentro de estos territorios y donde los grupos humanos de diversas épocas regresaron a trabajar la piedra, es decir que fue reutilizado constantemente para la manufactura lítica hasta el Arcaico Tardío/Precerámico”.

En el sitio también se descubrieron diez hornos del periodo Arcaico, que consisten en concentraciones circulares de piedras fragmentadas por acción del fuego.

Emiliano Gallaga explicó que el entierro es contemporáneo a otro sitio arqueológico muy importante de Chihuahua, donde se encontraron los rastros de polen y maíz, hasta el momento más antiguos del estado, conocido como Cerro Janaqueña (1300 a 1100 a.C.), ubicado a 100 kilómetros de Santa María II, en el municipio de Janos. En dicho lugar se descubrieron puntas de proyectil de tipos similares a los de Santa María II, por lo que es posible que ambos sitios hayan interactuado.

65_75089b9ef1
Durante los recorridos de superficie en el municipio de Galeana, el especialista del INAH descubrió otro sitio arqueológico de menor antigüedad que el anteriormente descrito, denominado Rancho Santa María I, donde encontró grandes cantidades de lítica prehispánica de finales del periodo Arcaico (200 d.C.), como puntas de flecha de obsidiana, machacadores y manos de metates, así como fragmentos de cerámica vidriada gris, verde y café de la época colonial, y porcelanas del siglo XIX.

Lo anterior lo lleva a suponer que el asentamiento Rancho Santa María I fue un área habitada, posiblemente una posta o ranchería cercana al Camino Real que conectaba Chihuahua con Nuevo México, y que este ramal comunicaba con el Presidio de Janos, uno de los puntos más importantes donde se establecieron militares españoles para la defensa de lo conquistado espiritual y materialmente por los misioneros franciscanos en la región.

Los estudios del material continúan en proceso. Emiliano Gallaga señaló que la información obtenida de ambos sitios arqueológicos ayudará a entender mejor el desarrollo cultural de la región y afinar las temporalidades de los asentamientos humanos en el estado. El área donde se encontraron los vestigios quedó protegida por el INAH como reserva arqueológica para estudios posteriores.

IDENTIFICAN EL ENTIERRO MÁS ANTIGUO DE CHIHUAHUA.

SUPERÓ EXPECTATIVAS LA SEGUNDA EDICIÓN DEL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS DEL INAH

COMUNICADO DE PRENSA

Chihuahua, Chih. 6 de abril del 2015

 53_883ac34a02

Con una asistencia de más de 2,200 visitantes, durante el pasado fin de semana culminó el segundo festival “Sol de Acantilados”, evento que realiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) delegación Chihuahua, en coordinación con la Presidencia Municipal de Madera en la zona arqueológica Las 40 Casas. Lo anterior supera las cifras del año anterior, cuando al celebrarse la primera edición del festival este número cerró en un total de 1,970 visitas.

53_b6b989efaf

Durante los días jueves 2, viernes 3 y sábado 4 de abril se efectuó este evento con el objetivo de promocionar la zona arqueológica y fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional, para lo cual, además de realizar el recorrido para llegar a la zona arqueológica y disfrutar los paisajes que brinda el acantilado del arroyo El Garabato durante un trayecto de casi dos kilómetros, los asistentes pudieron participar en los eventos culturales y artísticos contenidos en el programa.

53_32430d16f6

En la primera jornada de actividades se contó con la presencia de 458 visitantes, y durante el viernes esta cifra se duplicó alcanzando las 894 visitas. Para el tercer día se contó con una asistencia de 866 personas, llegando a un total de poco más de 2,200 visitantes durante los tres días que duró el festival, sumándole a esta cifra la presencia de más de 60 integrantes de las comunidades pimas cada día.

53_45fa15a972

Además de los talleres de arquitectura, arqueología y antropología que se llevaron a cabo en el festival, se realizó también un encuentro entre las comunidades o´oba (pima) del estado de Arizona, Estados Unidos, y del municipio de Madera, Chihuahua; quienes por medio de la presentación de algunas de sus danzas compartieron una parte de las tradiciones que han conservado a través de los años.

53_37491e07ff

Durante la ceremonia de clausura, los miembros de la comunidad pima de Sacaton, Arizona, agradecieron la hospitalidad de sus hermanos pimas de Ciudad municipio de Madera y para ello los invitaron a danzar juntos y les ofrecieron algunos obsequios logrando un emotivo reencuentro entre ambos pueblos que la política dividió desde el siglo XIX al formarse dos países distintos, pero que permanecen unidos por medio de sus danzas, su canto, sus saberes, su lengua y sus tradiciones.

53_eaa517bfed

La gobernadora de la comunidad pima del municipio de Madera, Reya María de los Ángeles Amaya, dijo sentirse muy agradecida con el INAH por haber hecho posible este encuentro. “Estoy muy contenta porque nos trajeron a nuestros hermanos pimas de Arizona, un sueño que para mí era imposible pero gracias a Dios aquí están. Esto no es nada que nosotros hayamos planeado, ya que nuestros ancestros son los que nos permiten estar ahora todos aquí reunidos”, declaró, y agradeció también a todos los visitantes por su presencia.

53_cc8189fed3

Al finalizar, solicitó a todos los presentes que realizaran un acto de despedida tal y como lo hacen ellos al celebrar la ceremonia del Yúmare, en donde por medio de una fila de hombres y otra de mujeres, cada uno de los participantes agradece con un abrazo diciendo “hasta el próximo año”.

53_112ac9947d

Por su parte Marshall Sunna, a nombre de la comunidad pima de Arizona, declaró estar agradecido por la invitación por parte del INAH, con la comunidad pima de Madera y con los habitantes de esta región en general, expresando su deseo de regresar muy pronto y de volver a formar parte de este evento.

53_1cde9b6f67

“Sol de Acantilados” es un espacio para demostrar que en Las 40 Casas, quienes nos antecedieron hace 800 años tuvieron la inteligencia de construir una cultura distinta, pero con mucha capacidad para hacer viviendas y formas de vida; tiempo después estos mismos territorios fueron ocupados por los pimas, por lo que este año el INAH se propuso que, a través de este festival, se honrara a quienes habitaron las Casas en Acantilado, abriendo las puertas para que la comunidad pima muestre estas profundas raíces.

SUPERÓ EXPECTATIVAS LA SEGUNDA EDICIÓN DEL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS DEL INAH

RECREAN TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS DE HACE 800 AÑOS EN TALLER DE TAPIALES DE CASAS EN ACANTILADO

COMUNICADO DE PRENSA

Chihuahua, Chih. 4 de abril del 2015

 52_b4a542232d

Con el objetivo de aprender sobre las técnicas constructivas que utilizaron nuestros antepasados y poner en práctica estos conocimientos en la actualidad, se llevó a cabo el Taller de Tapiales de Casas en Acantilados en el festival “Sol de Acantilados” que se realiza en la zona arqueológica Las 40 Casas por el Instituto de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua.

52_90ac0aa15c

Las 40 Casas es una de las cinco zonas arqueológicas abiertas al público en el estado, y forma parte de las llamadas “Casas en Acantilado”, ya que las construcciones, que datan del año 1,200, se encuentran en abrigos rocosos y acantilados de arroyos tributarios del Río Papigochi.

Wendy Suárez, encargada de impartir este taller, explicó que Las 40 Casas, al igual que otras edificaciones prehispánicas de la región, fueron construidas en el siglo XIII con un sistema a base de tierra apisonada conocido por distintos nombres: tapial, pisé de tierra, o tierra batida, además de otro de tierra batida y moldeada; ambas técnicas utilizadas en otras partes del mundo como Medio Oriente, desde tiempos inmemoriales.

52_26f0a0892b

“Tratamos de imitar la técnica constructiva con la que se edificaron las Casas en Acantilado replicando la mezcla de los componentes que tenía la construcción, ya que a través de análisis químicos encontramos que están hechas con elementos de la región tales como cal, arcilla, arena y baba de plantas cactáceas”, detalló.

Dijo también que, además de difundir el conocimiento de la técnica, este aprendizaje servirá para que los investigadores, arqueólogos y arquitectos, puedan saber más acerca de las técnicas de restauración y conservación para estas zonas arqueológicas.

Este método constructivo utilizado en esta región hace aproximadamente 800 años, consiste en una técnica de tierra batida conformada dentro de un molde o encofrado y compactada por medio de una herramienta llamada pisón.

52_1e37030ba0

“A través de la investigación encontramos que la tierra batida o tapial se obtiene con mucha facilidad en un banco cercano de donde se construye, y que reúne las características morfológicas del sustrato del suelo que se ha conformado a través de los años”, explicó la arquitecta Suárez, y detalló que la combinación de estos materiales permite formar bloques continuados que a su vez forman una construcción que puede alcanzar alturas de dos y hasta tres pisos, como lo podemos constatar en Cueva Grande, sitio arqueológico abierto al público.

52_88a88b5f46

El resultado obtenido al finalizar este taller es un muro que se asemeja mucho a los de las viviendas de la zona arqueológica. Gracias a la experiencia de buscar los materiales, realizar la combinación adecuada y apisonar esta mezcla; los participantes pueden darse cuenta de que es posible utilizar la materia prima obtenida de su mismo entorno para realizar construcciones durables y a un bajo costo; además de aprender más acerca de la historia de estas construcciones, ya que como explicó la tallerista “no es lo mismo venir y observar la zona arqueológica, que conocer el método con el que se realizó”.

Con el fin de fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional, dentro del programa del festival “Sol de Acantilados” también se incluyeron actividades culturales y artísticas, así como los talleres “Excavando el pasado”, dirigido a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada; y “Dibuja tu patrimonio”, enfocado en los pequeños visitantes para que mediante el dibujo expresen su experiencia acerca del festival y el recorrido por la zona arqueológica.

RECREAN TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS DE HACE 800 AÑOS EN TALLER DE TAPIALES DE CASAS EN ACANTILADO

REALIZAN ENCUENTRO COMUNIDADES PIMAS DE ARIZONA Y CHIHUAHUA EN LA ZONA ARQUEOLÓGICA LAS 40 CASAS

COMUNICADO DE PRENSA

Chihuahua, Chih. 3 de abril del 2015

 51_3d395d4233

Como parte de los eventos del Festival Sol de Acantilados que lleva a cabo el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, se realizó el evnto entre las comunidades pimas del municipio de Madera y del estado de Arizona, sirviendo este espacio como un lugar de reencuentro entre ambos grupos divididos por fronteras políticas, pero unidos por la lengua y otras tradiciones que perduran a pesar del paso del tiempo.

51_047a3c393c

Los integrantes del grupo pima del estado de Arizona, Estados Unidos, provenientes la comunidad Sacaton cerca del Río Gila, compartieron una parte de las tradiciones que han conservado a través de los años, compartiendo algunas de sus ceremonias de danza y sosteniendo a su vez un encuentro con la comunidad pima del municipio de Madera, presentándose ambos grupos como los herederos de culturas ancestrales.

51_623b3496d7

Marshall Sunna, integrante de la comunidad pima de Arizona, declaró sentirse orgulloso de pertenecer a este grupo, ya que tienen una larga historia que se ha trasmitido por generaciones. “Al venir aquí, siento que regreso en el tiempo, me siento en casa y es difícil volver, porque quiero quedarme”, declaró al referirse a su participación en el festival “Sol de Acantilados”, evento al que aludió como “un buen comienzo para reconocer a la gente que existió primero en estas tierras”.

51_8c18532881

Asimismo, pidió a la gente que consideren y respeten más la cultura de quienes han habitado estos lugares a lo largo del tiempo, hablando no solamente de los pimas, sino de todos los pueblos originarios.

51_fa16ee7493

Por su parte, Reyna María de los Ángeles Amaya, gobernadora de la comunidad pima de la ciudad de Madera, dio una explicación acerca de la ceremonia del Yúmare que ellos realizan, para lo cual compartieron tres danzas de esta celebración. Al finalizar su participación, invitaron al público a conocer un poco más acerca de su cultura aclarando que esta fue tan solo una parte para mostrarla al público. “Esta fue una representación de tres danzas del Yúmare, porque la verdadera celebración dura tres días y se realiza con otra vestimenta”, detallaron.

51_add2e1565a

El delegado del Centro INAH Chihuahua, Jorge Carrera Robles, explicó que esta segunda edición del festival considera dos aspectos fundamentales: “El orgullo de nuestro pasado” que corresponde a la parte histórica que ofrecen los vestigios arqueológicos, y “El orgullo de nuestro presente”, que se relaciona con los o´oba (pima) grupo originario que ha habitado estas tierras a lo largo de cientos de años.

51_f9282f3f60

“Nuestra cultura tiene hondas raíces, aquí vivieron culturas que tuvieron la sabiduría para desarrollar una vida de convivencia con el medio ambiente”, declaró, y agregó que estas tradiciones no se deben dejar en el pasado, ya que pertenecen a culturas herederas de este patrimonio milenario que siguen en pie y con una gran disposición de que sean compartidas.

51_fde0b11b6c

El festival “Sol de Acantilados” se realiza durante los días 2, 3 y 4 de abril, y se lleva a cabo en la zona arqueológica Las 40 Casas del municipio de Madera.

REALIZAN ENCUENTRO COMUNIDADES PIMAS DE ARIZONA Y CHIHUAHUA EN LA ZONA ARQUEOLÓGICA LAS 40 CASAS

APRENDEN NIÑOS TÉCNICAS DE ARQUEOLOGÍA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS

COMUNICADO DE PRENSA

Chihuahua, Chih. 2 de abril del 2015

 50_a15aafac78

En el marco del segundo festival “Sol de Acantilados” que se realiza en la zona arqueológica Las 40 Casas, un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, instruyen a los niños acerca del trabajo que ellos realizan, esto por medio del taller “Excavando el pasado”.

Los niños, entusiasmados con la idea de ser “arqueólogos por un día”, utilizan las herramientas, excavan, dibujan y toman fotografías de tus hallazgos. Todo esto lo hace en una excavación simulada en donde previamente fueron enterrados algunos objetos que ellos deberán encontrar.

50_2162261815

Este taller es impartido por arqueólogos del Centro INAH Chihuahua, y está dirigido principalmente a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada, utilizando ellos mismos las herramientas que los especialistas en la materia utilizan en su trabajo de campo para obtener y registrar sus hallazgos.

50_404228f64e

El arqueólogo Francisco Zúñiga, coordinador del taller, indicó que la intención es concientizar a los participantes acerca de la importancia del patrimonio arqueológico, así como también la misión y normatividad del INAH para la investigación, registro y conservación de los sitios y las zonas arqueológicas en el país y en particular dentro del territorio del estado de Chihuahua.

“Es un taller didáctico para que los niños aprendan sobre el quehacer arqueológico, que función desempeña un arqueólogo, cómo hacemos una excavación y cómo registramos”, dijo.

A los participantes se les proporciona un kit de cubeta, cucharilla, brocha y recogedor, posteriormente limpian un área específica, tal como lo hacen los arqueólogos en su trabajo de campo.

“Se enterraron algunos artefactos tales como ollas de barro y esqueletos de plástico por partes, con la finalidad de que a cada niño le corresponda encontrar alguno de estos elementos y con ello vayan aprendiendo que lo que es importante no es encontrar tesoros, sino el conocimiento, la investigación el que nosotros buscamos algunos indicios para poderlos interpretar siguiendo el método científico”, indicó el arqueólogo, y agregó que con ello los participantes se darán una idea de que este trabajo no solo consiste en buscar y hacer hoyos sino que se les da una metodología, así, los niños pueden estar en la área jugar y divertirse y a prender.

50_74e8672374

El festival “Sol de Acantilados” se lleva a cabo en la zona arqueológica Las 40 Casas durante los días 2, 3 y 4 de abril, gracias al trabajo conjunto con la Presidencia Municipal de Madera y la Coordinación Estatal de la Tarahumara.

APRENDEN NIÑOS TÉCNICAS DE ARQUEOLOGÍA EN EL FESTIVAL SOL DE ACANTILADOS

DIO INICIO EL SEGUNDO FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS” EN LAS 40 CASAS

COMUNICADO DE PRENSA

Chihuahua, Chih. 2 de abril del 2015

49_4310777a51

Ante la majestuosidad de la naturaleza que rodea la zona arqueológica Las 40 Casas y frente a una gran asistencia de visitantes, se celebró la primera jornada del festival cultural “Sol de Acantilados”, evento realizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Chihuahua, en conjunto con la Presidencia Municipal de Madera y la Coordinación Estatal de la Tarahumara.

Desde muy temprana hora se percibió la gran afluencia de turistas en esta zona arqueológica, ya que es precisamente durante el periodo vacacional de primavera cuando se recibe la mayor parte de sus visitantes en el año.

49_5bf9898bd2

En esta ocasión, además de realizar el recorrido por la zona arqueológica y disfrutar los paisajes que brinda el acantilado del arroyo El Garabato durante este trayecto de casi dos kilómetros, los asistentes pudieron participar en los eventos contenidos en el programa del festival, que en esta segunda edición se centra en dos vertientes: “El orgullo de nuestro pasado” que corresponde a la parte histórica que ofrecen los vestigios arqueológicos, y “El orgullo de nuestro presente”, que se relaciona con los o´oba (pima) grupo originario que ha habitado estas tierras a lo largo de cientos de años.

49_fddaa6bc2d

En esta segunda edición se contó con la participación de la comunidad pima del estado de Arizona, quienes por medio de su música, leyendas, danza y canto, compartieron parte de su cultura y tradiciones las cuales han prevalecido a través del tiempo. Además tuvieron un encuentro con la comunidad pima del municipio de Madera, presentándose ambos grupos como los herederos de comunidades divididas por fronteras políticas.

49_9fb8abfcbb

Durante los días 2, 3 y 4 de abril se estará realizando la segunda edición de este festival cultural “Sol de Acantilados”, que además de las actividades culturales y artísticas, incluye también una serie de talleres de arqueología, arquitectura y antropología: “Excavando el pasado”, dirigido a niños y jóvenes interesados en adquirir la experiencia de ser parte de una excavación arqueológica simulada; “Tapiales de Casas en Acantilado”, una enseñanza teórico-práctica acerca del sistema a base de tierra apisonada con la que fueron construidas las edificaciones del sitio arqueológico; y “Dibuja tu patrimonio”, taller enfocado en los pequeños visitantes para que mediante el dibujo expresen su experiencia acerca del festival y el recorrido por la zona arqueológica.

49_d8ed0d7e54

Para este evento se han hecho nuevas adecuaciones para la funcionalidad y el adecuado desarrollo de este tipo de actividades, implementado tres nuevos espacios: El Foro, un escenario para albergar a alrededor de 120 personas para el desarrollo de eventos de música y danza; la Plaza de la Espiritualidad, un espacio ubicado en el sendero que lleva a la zona arqueológica, la Explanada, en donde se realizará la venta de artesanías y comida típica de la región; y por último el Área de Talleres.

49_c106fe2f54

Se presentará también la exposición fotográfica “Las Sefies de los Animales”, una muestra gráfica de la fauna de la región derivada de un proyecto conjunto entre el INAH Chihuahua y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) que investiga las especies nativas, algunas de ellas en peligro de extinción, y para dar una explicación más detallada acerca de este trabajo, personal de la CONANP impartirá un plática sobre el monitoreo biológico de las especies presentes en las zonas arqueológicas Las 40 Casas, Conjunto Huápoca y Cueva Grande.

49_892fc62308

Las 40 Casas es una de las cinco zonas arqueológicas abiertas al público en el estado, y forma parte de las llamadas “Casas en Acantilado”, ya que las construcciones, que datan del año 1,200, se encuentran en abrigos rocosos y acantilados de las barrancas de la Sierra Madre Occidental. El Festival Sol de Acantilados, a realizarse durante los días 2, 3 y 4 de abril, se efectúa con el fin de promocionar esta zona arqueológica y fortalecer la apropiación del patrimonio y la identidad regional.

DIO INICIO EL SEGUNDO FESTIVAL “SOL DE ACANTILADOS” EN LAS 40 CASAS